sábado, mayo 31, 2008

Entrando a la ciudad

Venía manejando y paré para escribir. Tengo tiempo y tengo mates. Y hay luz, aunque ya llegó la noche.
Estoy en el límite de Rosario, volviendo de Funes. En el stereo suena 39º, el disco que en pocas horas ya vamos a degustar en vivo (otra vez).
Es un sencillo momento este, pero a la vez un pequeño triunfo. A partir de esta tarde empecé una bienvenida semana de vacaciones laborales. No voy a viajar sino a estudiar bastante. Será otro camino, ahora más poblado de libros que de montañas, pero sin perder la ruta del aprendizaje.
La paz que mueve a la birome que escribe es tan sencilla de explicar. El auto quieto, sólo mates como combustible. Las palabras nacen y se van lejos; y me llevan con ellas...

domingo, mayo 25, 2008

Ni con el campo, ni con el gobierno

-
¡Que vuelva el trueque!
-

jueves, mayo 22, 2008

Un pensamiento

Llegará el momento en que seres muy cercanos a nosotros podrán leer nuestros blogs. A lo mejor hasta para intentar comprender algunas cosas que les pasan, o que podrían pasarles. Mirarnos a nosotros para comprenderse ellos.

Ya vendrán, en aquel futuro, psicólogos, psicopedagogos y demás especialistas a explicarnos las repercusiones del fenómeno que se viene. Pero el análisis logrado distará mucho de ser una generalidad.
Me pregunto, y conozco la respuesta, si los de 20 y pico (y alrededores) tuvimos acceso a los pensamientos y a las cotidianidades de nuestros padres cuando tenían nuestra edad. A lo mejor nos quedó alguna historia repetida en reuniones familiares, anécdotas que resurgieron por la presencia de alguno de sus amigos o, algunas pocas veces, confesiones profundas que nos regalaron en situaciones cumbre.
Pero todo eso... siempre tuvo gusto a poco; y el mundo siguió girando.

Pero ahora nuestras palabras volcadas aquí se vuelven, y se volverán, legado. También por eso sigue siendo interesante no bajar la guardia y seguir escribiendo. Palabras y búsquedas, refugios donde almacenar luz.

...a lo mejor la curiosidad también reine dentro de esas personitas que todavía no existen.

sábado, mayo 17, 2008

Sensación sábado


Mírenme, soy feliz / entre las hojas que cantan / cuando atraviesa el jardín /el viento en monopatín.
Cuando voy / a dormir / cierro los ojos y sueño / con el olor de un país / florecido para mi.
Yo no soy / un bailarín / porque me gusta quedarme / quieto en la tierra y sentir / que mis pies tienen raíz..."

martes, mayo 13, 2008

Hoy

El despertador sonó a las 5:30, a las 6 y a las 6:30. Pero nos levantamos recién a las 7 (en realidad Melina a las 7 menos 20). Íbamos a estudiar temprano... pero fue mejor dormir.

Desayunamos té y, tras cambio de ropa, la llevé hasta la casa, haciéndome el que manejaba despierto. Después me fui hasta el trabajo escuchando Civilización (qué bailamos el sábado pasado con la banda en vivo) y, recordando las canciones vividas, llegué temprano, 15 minutos antes de las 8.

Así que estacioné y, como estaba cerrado todavía, comencé a leer por primera vez el libro que ayer me había regalado ella:












Tras la breve primera lectura comenzó el trajín laboral (que a la mañana es maratónico). Se cumplen tareas pendientes, crecen tareas pendientes... esas cosas. Pero con mejoras, capaz. En algún intervalo ofrecí unas "tostadas" que llevé y que nadie quiso recibir porque todo el mundo prefiere medialunas (yo también).

Del trabajo me fui unos 5 minutos antes para evitar el tráfico de las 5 y partí hasta la primera clase de los martes, donde esta vez el ministro de seguridad de la provincia de Sta. Fe, Daniel Cuenca, daba una conferencia de prensa. Entré, grabador en mano, suponiendo que otra vez llegaba tarde pero no fue así, tuve la inédita sensación de esperar a que comenzara la clase. Y estuvo bueno, no tan loco todo, y Cuenca claro y concreto (lo que no es normal en un político).

Cuando terminé volví para casa sabiendo que me iba a hacer un tiempo para continuar leyendo Conejo de Viaje (momento zen). Y así fue, un cable a tierra al retorno de las cosas cotidianas importantes. Y también un reencuentro con la sensación de volver a viajar (uno de los pendientes más importantes).

Aunque necesario, el momento zen duró poco. Tenía que ir a otra clase: política internacional (estoy cursando las últimas dos materias de periodismo, también curso logística pero eso es otro post). Entonces antes de ir hasta periodismo pasé por la farmacia para comprar gotas para los ojos. Esta farmacia que voy es chiquita, está atendida por mujeres muy simpáticas pero... siempre pasan cosas raras allí. Y esta vez no fue la excepción: encontré un bolso olvidado (un bolso bastante grande) y nadie sabía de quién era. Así que lo guardaron detrás del mostrador esperando que llegue la persona desmemoriada que lo reclame (tal vez si se toma el medicamento se acuerda que lo perdió).

Bueno, el día continuó. A la clase llegué con lo justo, cuando el profesor recomendaba no perder de vista la nota donde el diario El País (de España) analiza la política exterior Argentina (o la falta de política exterior, más bien). Aquí la nota. Luego encendimos la máquina del tiempo y nos fuimos hasta casi los finales de la guerra fría ("el mundo ha sido divido por una cortina de hierro"...). Fue muy buena la clase, pero siempre devuelve una sensación extraña y angustiosa: se ha hecho poco y se ha hecho mal... o está todo muy quemado o queda mucho por hacer.

Cuando apenas salí, fui a buscar a mi hna a la facultad de Derecho y por último a comer a casa. Después de cenar, viajé otra vez con el libro nuevo... pero ahora sabiendo que buena parte del día ya había terminado.

Y me quedé leyendo lentamente.

domingo, mayo 04, 2008

Una banda de sonido

El Tren de los Sueños nos acompañó en el nocturno camino hacia la Feria del Libro y aquella magia, mucho más que otra, fue la que iluminó la ruta y despertó los ojos cansados.
Así que para quienes se animen a compartir la experiencia (y para refugiar lo vivido) aquí les dejo 3 fragmentos de aquellos. Más importante que subir los altavoces, enciendan la imaginación y viajen. Invita La Contrafarsa:

Presentación
Sexta estación: El recreo.
Última estación: Retirada / El loca de la estación.

Y todo el disco aquí.

Etiquetas:

sábado, mayo 03, 2008

Cartografías

El Hacedor de Mapas marca en papel:

En materia de cartografía, la excesiva minuciosidad, ¿ayuda a percibir mejor la complejidad de un territorio? La respuesta, evidentemente, es negativa, pues aquí, como en otros terrenos, lo mejor es enemigo de lo bueno.
Si el cartógrafo pretendiera consignar todo, acabaría en el absurdo: una geografía tautológica, una maqueta a escala 1/1, un "modelo reducido" que coincidiría totalmente con el tamaño desmesurado del mundo real... En síntesis, una simple reproducción, una copia que, más allá de la proeza material (por supuesto, imposible de cumplir), no tendría nada de científico, pues le faltaría lo esencial: la interpretación de la realidad.