sábado, septiembre 22, 2007

La historia no se repite... continúa

Correspondencia entre Manuel Belgrano
y el General don José de San Martín

“mi corazón toma un nuevo aliento cada instante que pienso que usted se me acerca, porque estoy firmemente persuadido de que, con usted, se salvará la patria y podrá el ejército tomar un diferente aspecto. (…); no tengo ni he tenido quién me ayude y he andado por los países en que he hecho la guerra como un descubridor; pero no acompañado de hombres que tengan iguales sentimientos a los míos de sacrificarse antes que sucumbir a la tiranía.
Se agrega a esto la falta de conocimiento y práctica militar, como usted lo verá, y una soberbia consiguiente a su ignorancia con la que todavía nos han causado mayores males que con la misma cobardía. En fin, mi amigo, espero en usted un compañero que me ilumine, que me ayude, y que conozca en mí la sencillez de mi trato y la pureza de mis intenciones, que Dios sabe no se dirigen ni se han dirigido más que al bien general de la patria y a sacar a nuestros paisanos de la esclavitud en que viven… (…) Empéñese usted en volar, si le es posible, con el auxilio y en venir a ser no sólo amigo, sino maestro mío, mi compañero y mi jefe si quiere; persuádase que le hablo con mi corazón como lo comprobaré con la experiencia constante


viernes, septiembre 21, 2007

La Señora de las Montañas


Etiquetas:

domingo, septiembre 16, 2007

Aquí nadie dice que no se puede


Vayan, vayan, vayan a verla.
Por favor.
Acá en Rosario, sólo se puede ver en un cine: El Cairo.
A los otros cines no les importa mostrar está película, pero en uno sí se puede ver. Y si más gente va, podemos demostrar que las ganas de aprender y de repensar un país son de interés público.
Son casi las 3 de la mañana, junto a Rodri y Luly, de ahí venimos.

sábado, septiembre 15, 2007

Un buen mate

Elementos necesarios

  • Agua.
  • Recipiente matístico en madera.
  • Yerba.
  • Calor.
  • Bombilla.
  • Fundamental: ganas de compartir.
  • Y por qué no... un termo rojo.

Procedimiento para la magia

El agua y el calor se ponen de acuerdo en contactarse. Una pava o una cacerola pueden funcionar de puente. El fuego rodea, toca, calienta, transforma. El agua libera vapor, el aire sabe a mojado.

Antes de que la temperatura llegue a su punto crucial (que es diferente de acuerdo al gusto de la dama y el caballero) aparece el elemento distintivo... básicamente, el por qué de este post: e l agua no va al termo rojo, no en primera instancia.
Antes... va a ir al porongo vacio (el recipiente matístico, vió); el agua ya en contacto con el fuego, ahora se encuentra con la madera que también fue transformada y ahí se queda un rato porque el mundo del mate está lleno de tacto.
Entonces, mientras una parte del agua sigue dejándose llevar por el calor, otra transforma la madera. Momentos después la temperatura subirá hasta el nivel deseado. El fuego se apagará (y el mundo vuelve a ocultar uno de sus poderes). El agua caliente irá hacia el termo, el agua del porongo se vacía (y recorre un misterioso camino sobre el que aquí no se cuenta).

Luego, a la madera caliente llega la yerba. Otra fusión. La yerba se enciende de a poco, será la antesala de lo que se viene.

Ahora el matero tapará con la palma de su mano la boca del porongo lleno de yerba. Lo dará vuelta hacia el suelo. Y otra vuelta más hacia el estado en que estaba... La piel hará contacto con la yerba, algo de yerba quedará en la mano. Otro momento cumbre: la mano no se sacude para liberar la yerba, hay que soplar en la palma, para llevar la yerba al aire para que otro de los poderes del mundo tome partida en este asunto. El viento se hará cargo de aquel destino.
Entonces será momento de poner un poco de agua, sólo en una partecita, en la boca del mate. Elija un extremo del porongo (elija con sabiduría) y no vuelque gran cantidad de agua.
Resta esperar un rato... dejar que los poderes hagan su trabajo, que la magia suceda.
Puede aprovechar el tiempo para pensar en un futuro agradable; en breve serán momentos de charla y Ud. no sabrá el camino que tomarán esas palabras. Así que mientras espera este nuevo contacto
entre el agua caliente, la yerba y la madera, disfrute de la espera y del silencio.

Que pase un minuto largo. Luego otro más. Pasión y paciencia.
Cuando crea que llegó el momento (despreocúpese... lo sabrá cuando llegue) ahí va la bombilla, que Ud. introduce en la región mojada de yerba. Y la pone algo inclinada, quieta. Y va un poco de agua caliente otra vez, también en esa región. Sólo un poco ¡que desaparecerá!, será absorbida por las profundidades...
Ya está; tomó tiempo, es verdad, pero valió la pena. Ahora vaya e invite a tomar un amargo. Será bienvenido. Serán tiempos de charla, de reunión, de sentirse acompañado.
El mate irá de mano en mano, de boca en boca.


En movimiento, los cuerpos se encenderán y seguirán celebrando la vida.

martes, septiembre 11, 2007

- Este viaje -

De dónde sale un país que tiene ocho veces la superficie de Francia pero la mitad de su población.
Cómo se hace un lugar en que la mayoría de sus presidentes fueron impuestos por dictadores o por fraudes. ¿Cómo fue? ¿Cómo es?
Un país que en menos de 200 años de vida participó de cuatro guerras, dos contra sus vecinos y dos contra potencias del primer mundo.
Donde sus máximos héroes suelen morir pobres o en el exilio, y sus dictadores le dan nombres a importantes calles de su capital.
Cómo se llega a un país donde cada pibe que nace debe más de 4.000 dólares a gente que no conoce.
Hay una historia o más bien, varias. Voces y silencios. Hay preguntas que salen a cada paso y un relato que se escribe en los repliegues de los días que se escapan espantados de los manuales.
Argentina es un drama, es verdad. Pero también una aventura.
Héroes increíbles. Villanos desmedidos. Y tipos que, más cerca de unos que de otros, hicieron lo que pudieron en un territorio signado por el saqueo, la resistencia y la literatura.

La ruta del eclipse

También por marzo de este año...

Llevábamos 7 horas de viaje cuando en Las Quijadas nos avisaron que habría eclipse.
Apenas los supimos apuramos el paso hacia Calingasta, hacia la cordillera de San Juan. Allí, en el Parque Nacional El Leoncito, a 2300 metros de altura la ciencia del hombre había instalado un observatorio astronómico. Y el cielo estaba sin nubes.
Acompañados por mates y rockanroles, nos costaba llegar hacia la pared del país; en la capital de San Juan muy pocas personas parecían conocer el planetario que les contábamos.
Haciendo y rehaciendo mapas según "nos guiaban", encontramos la ruta solitaria y las montañas eran tan altas que no nos dejaban ver la noche.
Íbamos buscando la luna.
Era un viaje sin planificación donde nos topábamos con un eclipse de luna y un planetario de montaña. Y era sólo la primera noche.
Entre curvas y contracurvas el universo se nos vino encima. Y entonces paramos a ser testigos, porque en realidad no había apuro por llegar a ningún lado.
Recién arribamos a El Leoncito a las 5 de la mañana, luego del eclipse fuimos también demorados por la montaña que estaba siendo dinamitada... pero esa es otra historia.

Etiquetas:

lunes, septiembre 10, 2007

Otro documental para compartir

Un viaje hacia atrás y hacia adentro.
Testimonios y explicaciones de un país
que se inventa sobre la marcha:
...otra de Pino

domingo, septiembre 09, 2007

350

"...nada más que entre Bahía Blanca y los médanos, nos habremos caído como 50 veces. O sea, fue como una heroína, una de las heroínas del viaje fue La Poderosa.
Nosotros, como dos buenos críticos, nos dábamos cuenta que conocíamos mucho de lo que pasaba en Europa, de cómo era la civilización cretense, romana o griega.
Y sin embargo, no conocíamos nada de América Latina. No sabíamos cómo eran los mapuches, ni donde estaba Machu Pichu. Eso nos iba abriendo el apetito para conocer el mundo..."

Etiquetas:

Eslabones

Durante toda la semana estuve poblado de gente y, tal vez por eso, ahora es domingo, el sol avisa que es mediodía y Dalila Perro es testigo de que estamos en el parque Urquiza, rodeados de árboles, entre el silencio y las visitas de gente con perro que se acerca para que los perros jueguen y para que ellos puedan jugar con sus perros.
Entre tantas visitas interrumpo los escritos y ya somos tres los instalados detrás del planetario; un perro vagabundo "robó" una pelota de tenis y se nos ha unido a la sombra.
Estreno un mate que me regalaron en Mendoza, así que ya tengo por lo menos un motivo para los buenos tiempos.
Ayer el programa de radio se politizó como nunca antes. Tal vez fue desprolijo, un poco, porque dejamos que fluya. Tenemos mucha pluralidad siendo quienes somos y la mezcla de visiones y casos testigos creo que nos genera fortaleza. Sin embargo disminuyó la cantidad de llamados de los oyentes...
Durante alguna noche de esta semana también estuve recorriendo El caminante, un cómic. Seguramente su autor, Jiro Taniguchi, es él mismo el caminante: un tipo que sale de paseo por la ciudad y se toma su tiempo para sorprenderse de lo cotidiano y maravillarse con las realidades que se encuentra.
El escrito se interrumpe de nuevo. Llega un nuevo visitante al árbol donde ando. Se siente bienvenido y cuenta unas historias. Se llama Miguel Cejas y dice que vino desde Monte Caseros, Corrientes. Ahora vive frente a tribunales, en la plaza. Ahora va camino de una florista que tiene un puesto frente al Sanatorio Británico; él encontró unas masetas en la basura y ella le avisó que se las podía comprar.
Miguel me rechaza el mate, "dejame tomar un vinito, pibe" pide permiso. Pero como la charla es fluida sólo toma un trago y lo guarda. Hablamos durante hora y media.
Hace muy poco compartí mesa en una fiesta muy exclusiva que organizó una de las industrias más importantes del planeta. El escenario y las charlas eran otras, claro. Al igual que con este hombre, allí también hablamos de viajes pero las historias giraron sobre y playas y hoteles "all inclusive" ya que varios de aquellos comensales se refugian allí para "despegarse".
Puedo decir que la pase bien entre las distintas realidades, pero voy armando pensamientos y algunas células dormidas comienzan a despertarse; Rosario es una ciudad de río y el agua corre...

domingo, septiembre 02, 2007

Historias y relatos de esperanza


La dignidad de los nadies
Pino Solanas y once historias de relatos y esperanza.

sábado, septiembre 01, 2007

Gualeguaychú está de pie

Sólo 226 kilómetros separan a la ciudad de Gualeguaychú del punto geográfico más representativo de la Argentina, el Obelisco de Buenos Aires. Sin embargo, los acontecimientos sociales que se originan en la ciudad entrerriana poco se parecen a otros sucesos que ocurren en el resto del territorio nacional. Porque apenas llega la tarde, como si fueran ciudadanos de otro planeta, los habitantes de Gualeguaychú -como ya lo hicieron otras cuatro veces en la última semana, como ya lo vienen haciendo desde el año 2003- se reúnen en una asamblea resolutiva y practican la mejor forma conocida de democracia directa. Y el fin es el mismo de los últimos tiempos: impedir el funcionamiento de la papelera Botnia, evitar el desastre ecológico y social que podría producirse según anuncian numerosos estudios e informes científicos provistos desde distintas regiones de América y Europa.

Mientras cortan la Ruta Nacional 14, una ruta clave del Mercosur, y juntos buscan generar las próximas medidas a realizar, sorprende ver que los habitantes-asambleístas sean tantos y que aún así continúen manteniendo un marco de respecto entre unos y otros, hecho que TeaRosario pudo presenciar el pasado domingo 26.

Lo logran mediante la organización de la asamblea que, al ser horizontal, permite que cualquier asambleísta pueda hablar y comunicar lo que piensa, que todos se escuchen y que decida la mayoría siempre calculada por el conteo, y en varias ocasiones también el recuento, de la cantidad de manos levantadas a favor o en contra de la moción debatida.

Ni siquiera el frío de la tarde del domingo evita la participación: muchos se refugian en el interior de sus autos, allí siguen en directo la asamblea que se transmite por la emisora local, Radio Máxima, y cuando llega la hora de la votación salen disparados hacia donde está la multitud y para dar a conocer su voto.

Desde las 14 hasta las 18 fue programado el corte y aproximadamente a las 15, cuando ya son muchos los asambleístas reunidos, se comienza a debatir sobre las medidas más urgentes. Una de las discusiones con menos consenso trata de la creación de una sala de emergencia para atender casos de gravedad como el que sucedió el pasado 14 de agosto cuando una fuga tóxica de Botnia generó intoxicación a varios obreros de la planta y les produjo lesiones a cuatro mujeres que paseaban en bicicleta por Gualeguaychú. Ante la propuesta de la sala médica los asambleístas no se ponen de acuerdo y deciden pasar el tema hacia un debate próximo, porque varios argumentan que su lucha se trata de impedir el germen de la contaminación y no de atender los daños causados.

Otras medidas, que en este caso se aprueban positivamente, son las de realizar dos protestas masivas. Una es para el próximo miércoles por el río, ante el presidente de Uruguay, Tabare Vazquez, cuando asista a la inauguración del puerto de la papelera en Nueva Palmira –al que los asambleístas llaman “puerto pirata” porque no se identifica qué sustancias se descargan y se transportan desde allí-. La otra protesta es para el día domingo 2 de septiembre y buscarán cruzar la aduana en auto y encabezar un acto en el país vecino. Para ambas medidas, la asamblea espera contar con el apoyo de varias localidades de la provincia, como ya ha sucedido en repetidas ocasiones.

Entre cada tema debatido, siempre hay lugar para que alguno de los asambleístas comparta algún testimonio personal, para que la emoción se filtre entre la causa común y para que estalle el aplauso. También, no falta la oportunidad para que la asamblea, en consenso masivo, repudie el accionar de Busti, el gobernador de Entre Ríos, de Cristina y Néstor Kirchner y también de quienes integran la cancillería argentina. A todos ellos les critican el doble discurso y, sobre todo, la inacción y la falta de diálogo que tienen con la asamblea. Aún así, los asambleístas insisten en marcar el rumbo en la agenda del gobierno y, para ello, redactan y organizan las distintas peticiones que surgen para enviar al gobierno nacional y provincial.
También hay lugar para los votos de confianza que solicitan algunos asambleístas que piden, y obtienen, el consenso de la asamblea para medidas secretas y pacíficas que van a realizar pero no desean dar a conocer para no advertir al gobierno uruguayo.
Uno de los oradores más destacados de la jornada fue el doctor Martín Alazad quien, conocido por su continuo discurso basado en buscar soluciones parlamentarias frente al grave problema, esta vez mostró una faceta distinta para muchos y a viva voz pidió que hay que apoyar cualquier acción, salga de quien salga, tenga o no autorización de la asamblea, ya que se acabaron las reglas cuando empezó la contaminación.

Etiquetas: