miércoles, junio 27, 2007

Homeopatía

Hoy me desperté a las 6:30 de la matina...
Ahí nomás me fui a trabajar unas 9hs...
Y luego rendí dos exámenes parciales...

Etiquetas: É un mundo dificile.

lunes, junio 18, 2007

Historias sobre los elementos

Una, dos, tres historias más. Y aunque ninguna todavía existe, ya se apretujan por salir a escena. El único problema: todas quieren salir últimas ya que están seguras que ese es el lugar que yo reservo para las mejores.
-Pero se equivocan-, les cuento. Igual no me creen y se demoran en venir...

Venía cayendo de un mal sueño. -Será tocar el suelo y despertar-, pensaba dormida.
Mientras el descenso, desde lo alto podía ver el mundo como tapices: recuadros de lana coloreada separaban relieves y elementos del suelo terrestre.
El viento en la cara y esa sensación del golpe que se avecina, cuando de repente dejó de caer. Un cóndor la refugiaba envolviéndola con una de sus enormes alas y mientras la suspendía en el aire, la llevaba camino hacia una montaña lejana.
Fue la primera de esas noches, lo supo después.
A la mañana siguiente, los diarios compartían la misma noticia: la tierra se elevaba.
Y así ocurrió el comienzo de los grandes movimientos de las placas, que luego disminuyeron cuando se alzó la cordillera andina y, por fin, los cóndores y los sueños encontraron un lugar donde permanecer.

( )

Agarró la bolsa y salió a la lluvia a juntar. El agua siempre era bienvenida cuando bajaba del cielo.
Valle de río color naranja y sonidos de explosivos durante la tarde todavía no eran motivos suficientes para oscurecer la alegría de llover.
Pero si muchos ya se habían ido lejos. -Es por nuestros hijos- se defendían y, él sabía, tenían razón. Pero cuando las nubes le traían esa risa, el solitario hombre lo festeja hasta con los ausentes.
Desde lo alto, los mineros eran testigos. Y si estaban en patota se burlaban, y si se encontraban solos les dolía hacia adentro. Porque cada día de explotación a cielo abierto significaba desparramar la muerte un kilómetro más.
Sin embargo llovía. A veces parecía que las gotas repiqueteaban como viejas canciones, como las que hacía milenios habían cantado los primeros habitantes de aquella misma tierra.

( )

Suliban Kenobi desarmó la carpa helada y prosiguió el camino hacia el Polo. Caminaba por encima de un lago, lo sabía... lo recordaba.
A lo lejos, el horizonte de hielo adquiría diferentes matices según las horas del cielo. Parecía ser una marcha en solitario, pero pronto creyó identificar alguna melodía conocida en la silbatina del viento.
-Durante esa semana no voy a continuar hacia adelante, sino hacia el costado-, entonces dijo en voz alta.
Al tercer día de marcha, el viento cambió de rumbo y volvió a acompañarlo.
Kenobi lo estaba esperando.

Arquitectos del cielo

Cuando corría el año 1991 yo tenía once años y dos desconocidas, estudiantes de una facultad, se acercaron y me preguntaron: -¿qué es la conciencia?-.

A principios de marzo durante este 2007 una señora alemana, dueña de un museo de ovnis en Villa General Belgrano (Cba), me respondió que no creía en dios pero que sin embargo no podía dejar de percibir que todos estábamos conectados. -Unos con otros como parte del todo-, dijo ella.

Suliban Kenobi aprovechó el frío y viajó hacia el Polo. Precisaba ver colores diferentes para comparar y volver. Se sabe que llevaba una caja vacía, un lápiz comido y un anotador de pocos papeles. A veces cuando duermo, lo veo andar por el universo blanco.

Sucedió en San Telmo: un muerto volvió a la vida.
Ante la sorpresa general y las preguntas urgentes, el ya no muerto no entendía a qué se referían sus parientes y los infaltables curiosos. -Aquí es el cielo-, afirmaba y proponía suspender el interrogatorio.
Entonces lo llevaron a pasear para que se deje de pavadas y se convenza de una vez por todas que había regresado. Fueron hasta donde dormía un desamparado y lo señalaron como evidencia irrevocable.
Pero el resucitado no cambió la expresión de su rostro. Simplemente se sacó el abrigo y cubrió al desamparado. Luego pidió dinero a quienes lo acompañaban y al recibir lo suficiente, dejó a la multitud esperando y fue a comprar comida para alimentar al hombre.
-Esto es el cielo- volvió a repetir mientras se alejaba.

jueves, junio 14, 2007

Fiebre

Mucha.
Pero ya estoy empezando a ganarle!

Mientras tanto en Ciudad Gótica...
El blog visita la facultad y se ilumina.

domingo, junio 10, 2007

Esperando viento

Voy a intentar mover las aguas del Oceáno de los Poetas. Se sabe que estos escribas necesitan de un mar para construir búsquedas y misterios.
Supe recorrer aquellas olas hace tiempo y por ellas voy nuevamente. En tiempos de matices y palabras irrompibles, vuelve la última de las poesías a publicarse. ¿Su presencia bastará para un nuevo impulso?

Ya encontraremos la manera, dijo ella

Otra voz, otra tonada.
Nuevas palabras.
Nuevos ojos que traen otro mirar.
Una mujer alada
herida por otras almas.
Un marinero empedernido
que aprende a alejarse de las piedras con que tropezó.

Un nacer jugando
en el medio del tablero del Dios de las Fronteras.
Un allá tan cerca como la esquina,
un allá tan lejos como la posibilidad de no viajar.

Le da los pocos ánimos que le sobran
y ella le devuelve una sonrisa que lo hace resucitar.
Son caricias que conocen la ruta de memoria,
son las huellas que el corazón invita a caminar.

Pero ella sigue allá, pensándolo.
Pero él sigue acá, creyéndolo.

Y se buscan,
sabiendo que tan difícil es,
sospechando que tan fácil
pueden hacer que sea.

Ya encontraremos la manera, dijo ella.

Mi aporte al mundo del celuloide

Buon giorno.
No vayan a ver Piratas del Caribe 3 porque es malísima. En cambio, la tercera de Spiderman queda alojada en la memoria como un grato recuerdo.

Etiquetas: crítica constructiva subcero

viernes, junio 08, 2007

Ese asunto del periodismo

Mientras ya está en la cocina el siguiente capítulo sobre Malvinas, simplemente quería comentar que ayer, otra vez gracias a los descubrimientos mediante el periodismo, me encontré con gente y laburos que valen mucho la pena. Y así nació otro link para seguir visitando (debajo a la derecha en Medios Taller Ecologista).
De paso también resguardo aquí palabras para seguir teniendo a mano.
Muchas cosas están ocurriendo, las piezas (y ahora las casas) permanecen movimiento.
Salú!

jueves, junio 07, 2007

Repeat

Algún lado

Tan sólo estoy esperando
que es moje más la luna
pa´que refleje más
el agua que limpia tus arrugas

Deberías ver mi cara llorando de la alegría
al verte sonreir lavando la ropa sucia

Llevame a pasear con vos
Dame un poco de tu amor
Llevame a algún lado

Yo llevaré tu imagen
como tatuada en mis ojos
pa´no olvidarme más
de tu humanidad tan grande

Y corramos el camino
sin miedo a mirar los pozos
Lleguemos al lugar,
aquel que no observa nadie

Llevame a pasear con vos...

Lisandro Aristimuño

lunes, junio 04, 2007

El mundo está girando

Luego de un deplorable domingo, hoy volví del trabajo con dos cajas de vino de regalo. Atenti a los paladares que saben van a compartilo conmigo:
Elementos Cabernet Sauvignon y Pacheco Pereda Cabernet Malbec.
Será cuestión de lugar y de momento. ¡Salú!

PD El regalo se debe a un laburo que hice el año pasado y que, de onda, no me pareció que correspondía cobrarlo porque aprendí un montón.

sábado, junio 02, 2007

Violento amanecer

Desde las 5:30 am:
Dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor de muelas.

Comunicación papelística desde las 10 am (fragmentos):
"Mirá mi cara Jaja" "Estoy drogado por tanta anestasia" "Fuera bicho"[al perro] "Muela = El Rata Pérez" "Ni frío ni caliente" "Chau, me voy a ver dvds" "Ibuprofeno mmmshhzzzz" "La nariz se durmió" "Fue súper peligroso!!! Dolor de madrugada Ahh! Como era muy difícil... el doctor se puso a bailar ¡y todos terminamos bailando!" "No te escucho ¡tenés que escribir!"