domingo, abril 22, 2007

La fórmula crece

Cuando saco a Dalila a pasear por el parque a la noche, es mirar el río y ver qué pasa. Últimamente hay viento nocturno, ráfagas de misterio que llevan y reparten pensamientos y sucesos de otras costas. A veces, imaginarias costas.
Es lindo ir por ahí cazando historias, aunque por mucho tiempo no se sepa cuál es el lugar para ellas dentro del mundo terrenal, este que nos toca. Así que la fórmula crece y ahora es, "pasión, paciencia y curiosidad por el entorno".
Mientras todo fluye, unas ayuditas debajo:

[ Antes era, "Tengo una buena idea, escribiré sobre eso". Luego se convirtió en, "Tengo un par de buenas ideas". "¿A cuál le puedo inyectar significado?".
Ahora hay ocho niveles en la decisión. Una idea tiene que tener todas esas características. Que tenga significado, suspenso, emoción, humanidad. Que tenga un significado global y un mensaje universal con el que la gente en India, Japón y Filadelfia puedan identificarse. Que esta alcance cierta conexión entre la gente. Y que sea un viaje en montaña rusa también.
Una idea que abarque todo eso sin torcerla demasiado toma tiempo en llegar... ]

[ M. Nigth Shyamalan ]

miércoles, abril 18, 2007

Murga & Fuchibol

transcripto de puño y letra, mientras suena la canción...

En los campitos de la Chacarita se arman partidos que no tienen fin. Las camisetas flacas como botijas van pateando la luna hasta el cantegris.
En los campitos de la Chacarita, trepado a un árbol vive un niño relator que va armando jugadas con su fantasía, y a la cancha vacía llena de pasión.´

Sale Roberto barriendo la marca, Marcelo que pide, Marcelo que avanza, ya pisa el área, lo cruza al saguero, amaga, se quiebra, lo deja en el suelo y tira igual, apenas desviado.
Entramos en los descuentos, se viene otro centro, se viene, peligro, peligro, sacan a medias, se manda Techera, le gana la espalda, pegó de primera, ¡córner!, nos salvamos de milagroooooooo.
Lairalararara Lailalailararará Lairalararara Lailalailararará

En los campitos de la Chacarita alguien dejó olvidado un viejo gol, que alguna madrugada entre la neblina vuelve de atrás del arco para el relator.

Zumba en el aire la bala de cuero, disparo preciso, pelota de sueño, rompe barrera, pasa embrujada, vuela el golero, busca tocarla, zumba igual venciéndoles las manos... ¡Quién pudiera detener el tiempo en este instante! ¡Quién pudiera prolongar el grito intermibableeeeeeeeee!

¡Rompe la red!, hermosura de gol, Usted no fue, pero lo vé, por la garganta de su relator.
¡Rompe la red!, hermosura de gol, Usted no fue, pero lo vé, por la garganta de su relator.
¡Rompe la red!, hermosura de gol, no era verdad, pero lo ví. Trepado a un árbol aquel día, yo lo ví.
En los campitos de la Chacarita...


El niño relator. Temazo de Mauricio Ubal y la Murga Contrafarsa. Del disco 11 canciones en el área.

martes, abril 17, 2007

Érase que se era una vez

" ...era imposible pasar un sólo día sin morir,

sin gritar, sin reír,

sin comprender, sin amar.

Qué desastre de gente

que no podía estar en paz!

Érase que se era una vez... "

linda parte de una de las últimas canciones de Silvio Rodriguez

sábado, abril 14, 2007

Cosas que pasan

En los pueblos donde hay montañas no hay moteles. ¿Por qué?
Porque hay montañas.

Etiquetas:

jueves, abril 12, 2007

Seguimos

Algún día

Hoy llegaron 30.000 personas a una ciudad de 20.000. Y si bien las calles están llenas de tráfico, todavía hay lugares sin gente, lugares de paz y cuaderno de viaje.
Sopa, arroz, fideos. Vida de camping. No a la excursión y si a la experiencia.
La carpa, aquella de las sogas en el living, resistió al granizo con heroica elegancia. Al frío casi.
El presupuesto de viajero cada vez aprende a reducirse más. Los antecedentes me preparan para un viaje que no sé a dónde ni cuándo. Pero es un viaje largo.

Presente

Cuántas y cuántos me conocen. Al paso que voy, voy sumando. Y multiplicando.
(Hubo un tiempo donde sólo restaba, pero ya pasó).

Seguimos

Quedamos en deuda, porque no son despedidas a veces, no son. Y las deudas tienen eso: el cumplimiento. Así que será cuestión de ir al "pueblo escondido" y otras cosas más. Y otras cosas más.

Etiquetas:

Tras las cascadas

La niña elfa trepa rocas en busca de la Cascada Olvidada. Somos guías y rastreadores al mismo tiempo. El camino cerrado tiene infinitas posibilidades.
Una piedra cae de la pendiente, roza mi cabeza, golpea en mi codo y chau termo (¿habrá algún viaje donde un termo no se rompa?).
Las cascadas posan para la foto. En lo alto un cóndor, y otro más. En total cuatro y el viento.
Raro microclima de montaña. El sol será de subida y a la vuelta de prisa en contra de la lluvia.
No es por aventura, es que los ascensos hipnotizan. Aumentan las dificultades pero la montaña llama. "Lo que viene es impresionante" pienso, cuento y seguimos.
Donde yo no llego, allí salta ella y pasa (poderes de elfa originaria de Santa Rosa de Calamuchita). Pero donde parece difícil o resbaladizo, ella me permite pasar primero y yo le tiendo la mano para ayudarla.
En el punto máximo de ascenso, agua, atún y mucho lugar para la magia :-) .
A la vuelta la marcha busca escapar de la tormenta no anunciada que igual nos atrapa. Camino de mayor cuidado, precaución y algo de frío.
A veces freno porque escucho voces, pero cuando me doy vuelta no veo nada... sólo montañas (llenas de vida y ahora, más secretos).

Etiquetas:

Altar Comechingón*

La roca da sombras a las rocas. Universo verde y arroyo. De un lado San Luis, al metro siguiente Córdoba. Curiosa intersección y las piezas en movimiento.
La necesidad de llevar lo difícil al extremo conjuga las palabras y el resultado.
Las acuerdos tiene vericuetos, lo prometido se filtra entre lo que no se dijo, entre lo que no se pautó; aunque sea una obviedad.
Todas las palabras del lenguaje nos hacen más peligrosos también. Hasta la Constitución Nacional distintas interpretaciones. Así una empresa contamina al país, un abogado constitucionalista da el OK, y vamos...
Son tiempos de sombra al fin. Ya sabía yo sobre este 2008 y sus riesgos.
Así y todo, los besos no se acaban.

*Escrito allí, entre las sombras y la luz.

Etiquetas:

Nace un Cuaderno de Viajes

Y le regalan un dibujo en la primera hoja. Es un rostro que mira desde las montañas, mientras algunas aves planean con el viento.

Luego de muchos días del cuaderno en reposo dentro de la carpa, me despierto y me pongo a escribir un sueño a toda prisa. Es una carrera donde la memoria busca plasmar en el papel a los recuerdos que se van.

Sueño que sueño con un programa de TV que conduce Petinatto y que se dedica a denunciar a funcionarios y empresarios corruptos. El programa tiene como invitado a aquel que está denunciando. En este caso, Macri.
La producción es tan poderosa y eficaz que los delitos que se muestran son irrefutables. Macri quiere safar, pero no puede; entonces se dedica a trasladar las culpas, a sus socios, a políticos anteriores, a su papá.
Las pruebas, los documentos, son presentados por Peti con mucho humor. Grita, aplaude y se ríe un montón. En medio de tal algarabía, Macri imagina una posibilidad de salir bien parado y comparte chistes y bromas sobre su situación.


Luego del sueño, tras un pequeño momento, vienen otras palabras.

Abrazo de cóndor. Cruz del Sur. Nocturno volador. Hacia arriba vas, y no es tan alto, se trata de respirar.
Son huellas que no fueron pisadas por nadie. El sabor (y el terror) de la experiencia. Un río que se abre, tal vez no por libertad, sino, tan sólo, porque su curso es otro.
No es libertad, en cierto modo no es. Pero arriba, en la noche, la vieja Cruz del Sur envía señales irreversibles. Es mirar y pensar. Es saber que hay más caminos. Otros mundos.
Me escaparé de un corazón que se enferma hacia una tierra donde nada sé. No es distancia, sino un lugar.
Carpa, calentador, fuego. Tengo que aprender y aprender sobre la marcha. Quisiera ser un elemento más de la naturaleza, ya no un destructor.

Etiquetas: