lunes, noviembre 27, 2006

El sol proveerá

[ ...Paula sostiene que las ideas más lúcidas son matutinas. "Eso quiero decir que después metés la cabeza en el freezer?", le pregunto para pincharla un poco. "No -contesta-, pero lo que pienso de noche tiene una densidad que es inaplicable en otro contexto. Cuando decido algo importante de noche y vuelvo a pensar en ello, casi siempre descarto la solución. En cambio, lo que resuelvo a la mañana sigue pareciéndome acertado a cualquier hora."
Para Paula, la mañana fabrica luz. Su brillo permite incluso que las soluciones a los intríngulis más abominables se hagan visibles, porque lo que resuelve a esa hora es transparente, levita y puede marcar con frescura el resto de una historia.
Me cuenta conmovida qué cuando quedó embarazada por primera vez, su vida dio un vuelco. La noche de ese día, convencidos de que un hijo era imposible en ese momento, junto a Marcos -su pareja- decidieron interrumpir el embarazo. Consiguieron un profesional y asistieron a la consulta.
"Fuimos caminando, para tranquilizarnos, creo. Hicimos unas cuadras, cruzamos una plaza... era una mañana fresca de setiembre. Hasta entonces, para mí, la idea de un hijo era nocturna, oscura, grave. Mis razones apoyaban ese sentimiento: no estábamos listos, no era nuestro mejor momento, no podía ser. Pero había tanta luz esa mañana... Nunca llegamos al consultorio. Lucas tiene tres años, Marcos y yo seguimos juntos, tuvimos otro hijo...
Seguramente de haber seguido caminando nuestra vida hoy sería distinta. Mejor o peor, no lo sé, pero otra. Desde entonces, toda decisión que tomamos de noche, por cábala, tiene que pasar la prueba de la mañana", remata con una sonrisa... ]

Escrito por Raquel Garzón, poeta y periodista
para Latido Año 2 Nº 16 Octubre 2000

Hoy Latido, buscando en lugares de libros & revistas usados, todavía se consigue.

sábado, noviembre 25, 2006

Nómadas

[ Sin embargo frente a nosotros están Gula y su pareja, quienes con una libertad muy responsable se toman el tiempo necesario para ellos:
-Hasta hace muy pocos miles de años toda la humanidad era nómada. Esto fue así hasta que a un hombre se le ocurrió ser sedentario. A los demás les pareció que estaba loco, ¿cómo dejaría de ser nómada? ¿Renunciaría a conocer nuevos lugares, nuevos horizontes?, ¿abandonaría la aventura de conocer a otros pueblos?, ¿comer distintas frutas y animales? A pesar de las preguntas de los demás, se quedó eligiendo despertar todas las mañanas de su vida en un mismo lugar. Sembró y cosechó, sus animales procrearon y ya no necesitó de la caza, él solo se podía alimentar -Gula hace una pausa y continúa-. Al tiempo, otros hombres se le sumaron y cuando fueron muchos ya nadie los consideró locos. Pero aparecieron otras dificultades: por empezar, no todos tenían acceso al agua y los que sí, podían tener más animales y mejores cosechas. Esto creó la diferencia entre ricos y pobres. Entonces la tierra se convirtió en tema de disputa, y la gente salió a buscar otras. Así se formaron pueblos: los que tenían éxito se definían como sus protectores. A ellos debían ir las cosechas y las ganancias, porque necesitaban mantener a los ejércitos y construir castillos y murallas. Pero ¿por qué las murallas del castillo no protegían las casas de quienes pagaban esos impuestos? ¿Y por qué, si el ejército estaba para defender al pueblo, el rey lo usaba para cobrar los impuestos que eran cada vez más altos? Pasaron más años y surgieron más interrogantes. Y así llegamos al siglo XXI... nada ha cambiado, salvo que a un hombre se le ocurrió ser nómada. A los demás les pareció que estaba loco: ¿cómo dejaría de ser sedentario como lo eran todos? ¿Dejaría de vivir en la misma casa para ir a lo desconocido?, ¿renunciaría a ver las mismas personas de siempre?, ¿comería frutos y animales extraños? A pesar de las preguntas, igual ese "loco" se fue y comenzó su vida en un mundo nuevo. ¿A ustedes que les dijeron sus amigos cuando se fueron? -nos pregunta Gula.
-Que estábamos locos...
-Ves, ahora los locos somos los que queremos conocer el mundo, ver nuevos lugares, conocer nuevas culturas. Pero ¿por qué será que cada vez que uno se distancia de la masa es considerado un loco? ¿No deberían ser los demás los locos? -me interpela Gula sin esperar respuesta- Muchos nos preguntan cómo hacemos para seguir y nosotros nos comenzamos a preguntar lo mismo que ellos. Vivimos en un pequeño entorno que poco nos deja ver más allá. A cada lugar que vamos entramos en ese entorno y nos aclimatamos lo mejor que podemos. Seguimos siendo nosotros pero con pequeños cambios. Vivimos en constantes cambios, no somos fuertes ni frágiles, sólo flexibles.
Si fuéramos rígidos, tropezaríamos con la primera piedra, caeríamos en el primer pozo y ahí nos estancaríamos. Recuerdo una charla que tuvimos con una señora que nos hospedó. Nos preguntó qué planes teníamos y le contesté que ninguno. No lo pudo comprender y me dijo que todos en la vida tienen planes, que el que no los tiene no es nadie. Todavía no los tenemos y nos sentimos mejor que cuando los teníamos, o mejor dicho "nos sentimos". La charla continuó y le dije que teníamos metas, muchas ya cumplidas y hasta superadas y que queríamos llegar a Madrid, pero nos dimos cuenta de que es sólo un deseo, como tantos otros. Estamos viviendo con sentimientos llenos de deseos. Creo que el sentido de la vida es sentir ya que el fin de la vida es el fin. Por suerte, somos cada vez más los que pensamos que la tierra es de todos, que su forma es redonda para darle una vuelta. Todo hombre puede recorrerla y aún sin título sentirse dueño del planeta. Todos tenemos un poco de nómades, todos tenemos un poco de locos...
-Y de poetas -agrego. Pienso y veo que hay razón en lo dicho por Gula.
-Ahí empiezan los cóndores, son tres... no son cuatro -la voz de una turista interrumpe mis pensamientos.
-Allá viene otro más... -agrega a la cuenta otra persona.
Al final, vemos siete cóndores. Primero vuelan dentro del cañón, pode debajo de nosotros. Luego a nuestra misma altura. Ahora están sobre nuestras cabezas y dejan ver su inmenso tamaño e increíble plumaje.
-Gula, ¿sabés por qué los cóndores vuelan y nosotros no? -le pregunto.
-Porque poseen alas. En cambio, nosotros tenemos manos que queremos llenar con tantas cosas que no nos dejan volar.
Dejamos Arequipa sintiéndonos un poco nómades, con un poco más de alas, con muchas ganas de volar. ]
Atrapa tu sueño Escrito por el Candelaria y Herman Zapp
Diario de viaje desde Buenos Aires hasta Alaska, un libro sencillamente emocionante que estoy leyendo mientras estudio.

Un tipo agradecido

En su recorrida por comentarios para leer, el contestador de comentarios, por ahí no escribe mucho y se dedica nomás a sonreír y asentir con la cabeza.

Después pasan los días, las noches y cuando menos se lo espera, ponele mientras está involucrado en alguna tarea bien lejos del mundo virtual, vuelve a leer, de memoria, los comentarios que no respondió, pero que lo hicieron sonreír y asentir con la cabeza.

miércoles, noviembre 22, 2006

Momentos

Vas por la calle acompañado por auriculares pensado en mañana a la noche. En la primera, y tal vez la única, de ese tipo de noches. Estas un poco asustado, mucho más orgulloso, algo feliz y bastante desconcertado. Lo contaste hoy, ya lo venías hablando pero hoy hace un rato recién se concretó; y ahora, auriculares mediante andás por la calle y vas pensando en los sucesos que se vienen.
Entonces te la cruzás. Ahí está, enfrente tuyo, esa persona que te conoce mucho. Y pensás que estaría re bueno contarle, qué le encantaría la noticia, qué te daría ánimos, qué te alejaría los miedos. Pero te detenés, amagás a contarle pero no te sale nada. Nada, te callás. Ya no podés contarle. Ha pasado mucho tiempo y ahora tendrías no que contarle sino explicarle.
Entonces no es lo mismo que podría haber sido. Te lamentás un poco. Un instante nomás. Y todo es "hola", "chau", "vos cómo estás?"," bien", más un chiste con poco efecto. Te das cuenta que aprendiste algo o, mejor, que recordás lo que ya aprendiste.
Fue el tiempo sin esa persona. Es el tiempo sin esa persona. Se despiden y al rato volvés a pensar en mañana a la noche. Pero quedó un poco de esa sensación, te proponés escribirlo en el blog y seguir. Mañana a la noche cosas que se fueron preparando comienzan a ocurrir. Estas cambiando. Y quién antes te conocía, ahora le faltan partes de vos. Demasiadas partes de vos.

martes, noviembre 21, 2006

Tengo escritos para rato

Abundan. Aparecen de la nada y con frecuencia. Estoy terminando mi último día de no estudio, que en realidad fueron varios, desde el mediodía del sábado pasado hasta esta noche. En el interín hubo un poco de cerveza, de bicicleta, de trasnoches, de hablar de viajes, esas cosas que enseñan otras cosas.
Así que los posts se me vienen de la nada y los recorro como si fueran música nueva. La fabrica de hacer canciones tiene mucho que ver con el presente.
Y por si fuera poco, hoy me dieron la nota del examen del sábado. Sobre 10, un 8. Lo que significa que oficialmente soy alumno de "la nueva y misteriosa carrera".
Por ahora, eso es todo. Avances. Avances y huellas, claro.
Gracias por la visita. Y cópense con la causa y estudien... alguna carrera o aquello de las cervezas, las transnoches y las bicicletas.

domingo, noviembre 19, 2006

Voces en la montaña | Día 3.

Día 3. Lunes 16 de octubre. (No grabé en el día 2 ¿Por qué habrá sido?)

[Esto es Nido de Águila, estoy en un precipicio, así que está complicado sostener el grabador. Esta levantando viento, está terminando la tarde. Es el último día de viaje.]

[El viaje resultó muy bueno. Estuvo lleno de grandes y buenos imprevistos. Viajar solo es, de alguna forma, estar en contacto con un montón de gente. Está re bueno eso. Entontré gente como de la que habló alguna vez. Gente que dejó un montón de cosas que eran supuestamente su lugar, pero no eran lo que le hacía bien a su cuerpo, a su alma. Y se vinieron para acá.
Gente que se moviliza hacia... no hacia el estereotipo o al dinero, sino hacia donde sabe que va a tener un mejor bienestar espiritual, una forma mejor de vivir. Eso es particular, cada uno define cuál es su mejor forma, pero acá hay una tranquilidad... digamos, hay que hacer un montón de cosas, hay muchas actividades, todos arreglan algo, todos estan hasta los huevos pero hay una cuestión de pertenecer a un lugar que no está modificado en su mayoría de kilómetros. Es muy loco, resulta muy hermoso. Y esa sensación, no sé, es impresionante.]

[Esto es Nido de Águila, hay águilas. Tardaron en aparecer. Yo me alejé mucho de la gente y bueno, aparecieron después. Creo que estoy a la vuelta de algún lugar de ellas. Van y vienen, pispean a ver que hago. Y, después muy lejos, se ve humo, parece que hay un incendio, pasaron unos aviones. Eso es complicado, duele bastante.]

[Estar acá, con el sólo simple hecho de estar, te hace sentir parte de toda esta historia. Acá había desde animales prehistóricos hasta indígenas. Pasaron por aquí y las cosas están como estuvieron siempre. Algunos cambios seguro pero es como que son cosas que permanecen. No es posible olvidar. Y nosotros vamos a estar un tiempito, ponele 100 años de vida por suerte... me encanta saber que esto permanece, es de antes, me transciende a mi, y a todos en su momento.]

[Creo que este viaje a mi me ayudó un montón, como persona, en un montón de cosas. Me alejó de algunas cosas. Me siento modificado.]

Y después las águilas se acercaron un poco más.

Etiquetas:

sábado, noviembre 18, 2006

Voces en la montaña | Día 1.

También, aparte de muchos minutos de cascadas y de la gente que fui encontrando, me llevé de Mina Clavero algunas conversaciones conmigo. Una partecita va a quedar alojada aquí. Son fragmentos sin editar, lo que se publica es textual, en crudo. Y si hay alguien que se pregunta ¿por qué lo comparto?, a falta de respuesta invito a que también se pregunte ¿por qué lo lee?

Día 1. Sábado 14 de octubre 2006

[Acá estoy en una cima de Mina Clavero, a 9 Km de la ciudad, y un poco más por la altura que tengo. Y estoy pensando que va a pasar conmigo]

[Sinceramente me importa mucho tener una mujer, linda, que este enamorada de mí, al mismo tiempo de que me empuje a hacer cosas, que disfrute de la naturaleza, que se divierta mucho con los diferentes abrazos. Bueno, acaba de pasar un pájaro, es el pájaro más raro del mundo. Es verde, de cuerpo rojo, y tiene una cola de 3 millones de colores. Una especie de picaflor por el movimiento de las alas y ahí se fue.

Una vez toqué un picaflor. Muy raro, se posó en un arbolito, en Pueblo Esther y yo fuí y lo toqué. Se dejó acariciar y, supongo, sospechó que ya era suficiente y se fue. A 3 mil por hora otra vez... A veces me siento especial. A veces siento que soy importante, como que tengo una misión, por eso por ahí la necesidad de corregir. Claro, yo tengo una necesidad de corregir. No quiero un castigo, quiero corregir. Es muy loco, realmente, un caso extraño me parece. Pero finalmente tengo esa necesidad de corregir, de decir: "Bueno, listo, te equivocaste, vamos a probar otra cosa". Pero no es eso de castigar, para nada. No, me da mucho miedo castigar porque no me siento importante para eso. ¿Quién soy yo para meter a alguien en cana? Creo que un poco por esa preferencia de corrección quiero estudiar logística.]

[Quiero probar otro trabajo también. Porque quiero creer que se puede trabajar con otro tipo de gente. No que vaya por la guita, sino que le meta pasión. Me gustaría laburar en algo, donde los resultados sean una pasión y no una ganancia. Si, creo que eso me pasa en gran parte.]

[Lo del parapente voy a ver si mañana lo puedo hacer...]

[Estoy en desventaja con algunas cosas que quiero, por plata o por otros motivos, pero estoy en camino, eso creo que habla bien. Digamos, nunca renuncié. En el sentido de que... bah, no sé si nunca, pero hace bastante que no renuncio. Pruebo, me equivoco, pruebo me equivoco. Pero no renuncio. Eso habla bien de mí, para mí, hacia mí.]

[Esto se ha transformado en un... "viaje de autoconocimiento". Hice un montón de horas y una larga cima hacia la montaña para hablar unos 5 minutos conmigo. Cosas raras que pasan... Siento un respeto, un amor, hacia la montaña, hacia el mar, hacia la naturaleza, hacia las playas, hacia el verde. Me hace falta mucho esto.]

[Nada, Frodo y Sam, pensaba eso. Durmiendo en unas rocas como las que yo estoy ahora.]

[Era importante no quedarme en Rosario. Estoy buscando una vuelta, estoy buscando una forma de ver otras cosas. Y quedarme en Rosario era otra vez lo mismo. Estoy buscando una vuelta.]

[Bueno, voy a ir hasta la otra cima, si puedo. Hasta la otra cumbrecita, y en un rato por ahí vuelto a hablar. Mil veces buenas noches. Esto ha sido todo, con mucho aire puro, con algún cóndor medio escondido, que lo ví hace rato. Estoy cerca de su casa, soy medio vecino del cóndor ahora.]

Etiquetas:

miércoles, noviembre 15, 2006

Cosas que pasan

[ En este momento una ventana de mi casa fue reemplazada por una carpa, estacas, hilo grueso en abundancia y mucha cinta adhesiva. ]

lunes, noviembre 13, 2006

Cosecha 2006

Hoy me dieron la nota de la materia Entrevista y Opinión. Y me saqué un cinco!! Que bajo este sistema es la nota máxima.
Posta que no lo esperaba, y es mi primer cinco a una libreta donde sólo había 2, 3 y 3,5.
Entonces soy feliz.
El festejo fue breve porque ahora sigo para el examen del sábado, para "la otra carrera". Si no tuviera que trabajar sé que llegaría bastante bien, pero bueno, las cosas son así... y las notas como la de hoy, sobretodo por lo que fue la materia, motivan a seguir con más ganas y menos sueño.
Si alguien quiere ponerse contento, este es el momento.
:-)

domingo, noviembre 12, 2006

Cuadernos Taken

Si un sueño es sólo un sueño, algo que sucede en tu mente mientras duermes, eso está bien. Es tuyo para guardar hasta que amanezca y desaparezca con la luz.
Si tienes los sueños cuando estas despierto y llegan con la luz, eso no está bien. Es entonces que buscamos a otras personas que han tenido los mismos sueños, que han visto lo mismo que nosotros.
Cuando los sueños se vuelven realidad, el único consuelo que se puede tener es saber que no estamos solos.

La aventura inteligente

Lo que sigue son unos cuantos consejos para tener en cuenta ahora que finales y nuevas aventuras andan por ahí, tapando el sol y reclamando nuestra atención. El trabajo lo hizo el Gabinete Psicopedagógico de la Universidad de Granada, aquí su web. Son breves estractos, ojalá también les sirva a Uds.

[ Algunas técnicas para organizar eficazmente el tiempo
• Crea un espacio para ti, libre de distracciones (teléfono, compañeros de piso, televisión, etc.) y comprométete a permanecer allí trabajando por periodos de entre 1 y 2 horas.
• Reconoce que tus obligaciones son tan importantes como las necesidades y requerimientos de los demás. Establece límites en cuanto a que te interrumpan o alteren tu horario de trabajo.
• Diseña un horario personal de trabajo, y utiliza un calendario visible. Puedes seguir estas pautas:
1. Haz una lista de todos los trabajos, exámenes y entregas con sus respectivas fechas.

2. Divide las tareas complejas en fases o sub-tareas, con objetivos más fáciles de alcanzar, y asigna fechas límite para completarlas.
3. Prioriza tus actividades. Ordena lo que debes hacer según su importancia.
4. Evalúa tu progreso en esas sub-tareas. Si surge un problema intenta solucionarlo rápidamente. Si es necesario, reconsidera tus propias fechas límite.
5. Identifica tus horas de mayor energía. Planifica las tareas y actividades que exigen mayor esfuerzo durante las horas en las que tienes más energía, y reserva tus horas de menos energía para el descanso y las actividades más relajadas.
6. Planifica tu tiempo hora por hora. Recuerda incluir tiempo diario de sueño, comidas, vida social y un poco de ejercicios y/o relajación. Es importante que elabores un horario realista.
7. Sé razonable en lo que esperas de ti mismo. Expectativas perfeccionistas o sumamente estrictas pueden hacer que te rebeles o pueden sabotear tu progreso.
8. Prueba el horario que has diseñado. Como estás intentando algo nuevo, es lógico y recomendable ajustarlo tras ponerlo a prueba por una semana.
9. Recompénsate por el trabajo bien hecho y por cumplir el horario. Te ayudará a no sentir resentimiento hacia la tarea hecha y hacia lo que aún te queda por hacer.

Obstáculos para organizar el tiempo
Mal cálculo del tiempo y la consiguiente sobrecarga de tu agenda:
• Aunque pueda resultar algo tedioso, intenta observarte y estimar con precisión el tiempo que te lleva cada una de tus actividades.
• Examina tus prioridades. A veces tendemos a hacer las tareas menos prioritarias en vez de hacer cosas más importantes (ej. limpiar el cuarto vs. estudiar).

Estar demasiado disponible
• Intenta controlar el “tráfico”: no respondas el teléfono, cierra la puerta, usa un cartel de “no molestar”.
• Intenta comunicarte asertivamente: “Realmente me gustaría salir contigo esta noche, pero debo leerme estos capítulos sin falta».

La tiranía de lo urgente
Tanto el examen de mañana como una llamada telefónica requieren nuestra atención. Ambos son urgentes, pero ¿cuál es más importante?
• Si estás siempre corriendo para completar tareas urgentes, probablemente significa que estás teniendo problemas para administrar tu tiempo, para identificar tus prioridades o acostumbrándote a «dejar las cosas para luego».
• Aprende a delegar, o ignorar, las tareas que son urgentes pero no prioritarias. Ej. Si un amigo necesita un libro tuyo urgentemente, que venga él a buscarlo, o que se espere hasta mañana:tu “ahora” no puedes dejarlo todo para llevárselo.

Distractibilidad
Mantener altos niveles de atención y concentración requiere a veces mucho esfuerzo.
• Intenta entrenar tu concentración mediante periodos breves e intensos de atención y esfuerzo. Diez buenos minutos de esfuerzo, con objetivos a corto plazo, pueden ser muy productivos.
• Observa tu nivel de ansiedad. ¿Sabes por qué estás ansioso?¿Puedes controlar la ansiedad? ¿Sabes relajarte?
• Vigila tu tolerancia a la frustración. ¿Te estás enfrentando con una tarea difícil que requiere más tiempo? Si pretendes hacerlo todo de golpe, es probable que no lo logres. La consecución de objetivos ha de ser progresiva. Intenta marcarte un ritmo y si lo necesitas, busca la ayuda de un tutor.

El hábito de la postergación: «Dejarlo para después» con demasiada frecuencia
Todos postergamos nuestras responsabilidades de vez en cuando. La clave está en saber qué cosas «dejamos para luego», cómo y por qué. ¿Qué tareas son las que más evitas? ¿Cuál es tu excusa favorita para postergarlas? ¿La televisión, Internet, las labores domésticas?
• Algunas cosas las posponemos fácilmente porque son relativamentepoco importantes, otras por nuestra inseguridad acerca de cómo deberíamos hacerlas, otras porque son sumamente importantes o particularmente difíciles. Revisa tus motivaciones.
• Algunas personas temen fracasar debido a la importancia o dificultad de la tarea. Algunas temen al éxito, porque hacerlo bien implicaría nuevas y mayores exigencias. Otras resienten la autoridad y se resisten a cumplir sus demandas. Algunas personas son perfeccionistas y se niegan a intentarlo si no están seguros de un resultado perfecto. Algunos tienen muy baja tolerancia a la frustración y prefieren evitar el mal rato. ¿Te identificas con alguno?
• Si el hábito de postergar tus tareas se convierte en un problema serio, deberías buscar la ayuda de un profesional.

Miedo al fracaso
«¡Si fallo en este examen, mis padres me matarán! ¡No soy un buen estudiante! ¡No doy la talla! ¡Nunca acabaré la carrera!¡Nunca conseguiré un empleo!» ¿Te suena familiar este discurso?
• Nuestras autocríticas o descalificaciones “automáticas”, esa voz crítica en tu cabeza, aumenta el estrés, puede disminuir la motivación y la acción, distraer tu atención y concentración, reducir tu eficacia y, finalmente, brindarte una excusa para un mal resultado.
• Analiza lo que te dices a ti mismo... ¿Te motiva o te pone más ansioso? ¿Te aleja o te acerca de tu objetivo?
• Reemplaza esas críticas automáticas, esas luchas internas de pensamientos por acciones (¡siéntate y hazlo!). Es la única manera de avanzar y sentirte bien.

Perfeccionismo
• El perfeccionismo sirve para inhibir la acción, evitar complicaciones, liberar ansiedad, y finalmente, te brinda una excusa para un mal rendimiento... (“Realmente no lo he intentado, así que no es un indicador fiable de mi capacidad.”) Refleja un pensamiento tipo todo-o-nada: “Cualquier nota por debajo de la matrícula, sabe a Suspenso, así que ¿por qué esforzarme?”
• Examina la motivación que subyace a tu perfeccionismo: ¿estás intentando evitar la acción por inseguridad o miedo?
• Examina el valor relativo de lo que estás intentando hacer. Algunas cosas son suficientemente importantes como para que las hagamos a la perfección, pero la mayoría se satisfacen conun esfuerzo «bastante bueno».

Algunos trucos para ahorrar tiempo
• Lleva siempre algo que leer en la mochila («trabajo de bolsillo»).
• Combate la somnolencia. No te eches siestas, sal a caminar.
• Tómate descansos durante el estudio (y no al revés); un receso de 5 minutos es motivador y el material estudiado tiene tiempo de asentarse. Haz un repaso antes de cada receso.
• Utiliza recordatorios para saber dónde retomar el trabajo la próxima vez, y para no olvidar las cosas que debes hacer. ]

!!!

sábado, noviembre 11, 2006

Educación permanente

Todavía estudiando para rendir en los pocos espacios que encuentro disponibles. Pero ya voy a salir a la superficie con más frecuencia cuando me arme un cronograma de estudios bien chévere y... lo cumpla. Pero por otro parte igual ando por las afueras, y a Leyendas fuí. Así que mientras tanto, comparto una canción para que el blog siga respirando. El autor dice que se llama Chico Novarro, pero estas cosas son del pueblo.

por si tuvieras que encontrar algún amigo,
si necesitas algo más que conformarte,
si se te ocurre por ejemplo, enamorarte

aquí me tienes, siempre dispuesto a ver el mundo como tu ni lo imaginas,
y si me quieres ver feliz, y no te animas
cierra los ojos al aroma de una rosa
mientras mi alma te cuenta cosas
cosas que nunca te dijeron hasta ahora

si eres conciente de la gente que te adora
de ser un poco la razón de esta canción
y si resulta que no resulta mi sistema de quererte
cuenta conmigo, nada más que para verte

y si tuvieras que dejarme, no te ocupes
yo me podría acomodar, sin molestarte en un rincón,
donde pudieras acordarte que cuando el tiempo haya pasado
y tengas canas
en esas canas, me encontrarás

cuenta conmigo

sábado, noviembre 04, 2006

Rarezas

Un amigo que cumplió los años en agosto, y que todavía no lo había festejado, propuso que el 21 de octubre pasado festejemos ambos cumpleaños. Así pasó y la mezcolanza resultó buenísima ya que se duplicaron la cantidad de borrachos [ejem... entre ellos algunos lectores de este blog...] y la fiesta resultó un festín.
Además de eso, como empezamos a rastrear y a invitar a gente que es muy onda pero que por uno u otro motivo estaba distanciada, la agenda del celular empezó a sumar contactos y muchas personas volvieron a hacerse cercanas.
Y entre otras cosas que ocurrieron, de las que no voy a escribir jeje, se vino desde Bs As, sola, una amiga que conocí tan sólo una semana antes en Mina Clavero.
Ya pasaron 15 días, y ahora ando encerrado en el estudio, pero precisamente por eso, está bueno acordarse. Así que aquí perdura.

Sábados de estudio

Aquí estoy, encerrado haciendo un trabajo práctico, sabiendo que cuando termine voy por otros más que siguen pendientes. Y para colmo está Leyendas en el CEC. Pero bue, hay que hacerlo. Esta bueno hacerlo... pero como empecé, además, otra carrera universitaria [nota mental: estás loco] la situación del tiempo disponible, la vida, y el estudio, se complica un poco.
Pero como las cosas hoy están así, dejó aquí parte de lo que estoy haciendo.
[Destinos que incorporan en el viajero relatos milenarios, curiosidades científicas y el goce del contacto con la riqueza natural de la Argentina. Paisajes y animales preservados, protegidos. Lugares con la mínima transformación del hombre. Rocas, lagos y montañas que existen desde hace muchos años, y que son testigos del paso por el mundo del resto de los habitantes del planeta. Un feriado que, unido al fin de semana, permite la posibilidad del acceso hacia un viaje cultural, educativo y asombroso, como todo aquel que tiene un Parque Nacional dentro de su itinerario. Son dos provincias, Córdoba y Entre Rios, las que contemplan la oportunidad de agasajar a los visitantes rosarinos sin alejarlos a no más de 500 km. de su tradicional ecosistema, para proponerles un recorrido económico y distinto, una aventura a pocas horas de distancia.
PN Quebrada del Condorito, en Córdoba, y PN El Palmar y PN Predelta, en Entre Ríos. De ellos se trata. Cada uno con diferentes argumentos, distintas características y valores que lo convierten en un sitio fundamental y representativo del territorio nacional. Agua, tierra, vegetación y animales en libertad, contemplados bajo un marco legal y científico cuyo principal objetivo es la conservación, el logro del desarrollo sustentable y el impedimento de daños ecológicos provocados por acciones humanas externas. A grandes rasgos de eso se trata ser un área custodiada por el país, y además llevan el valor agregado de tener acceso gratuito o muy económico para todos los visitantes nacionales y extranjeros. Ordenados por el más próximo hasta el más lejano, tips y detalles en una hoja de ruta que busca aprovechar el próximo feriado, si se puede, o agendar información y sembrar el interés por las futuras vacaciones que ya llegarán.]
Y ya que estamos recomiendo un nuevo link permanente que dejé por el margen izquierdo. El de Parques Nacionales.
Y sobre Leyendas, los que pueden, simplemente vayan. Y si no saben que es, vayan también, será un buen descubrimiento. Hoy y mañana en el CEC.

A como salga

[Hagamos de cuenta que] tenemos una mujer. Flaca, no muy alta. Empleada en alguna cosa que parece cotidiana pero que si miramos de cerca, aquella tarea muestra un mundo de detalles fascinantes. Un tablero de ajedrez lleno de piezas en movimiento. Pero no se distraigan. Ahí está ella, con su empleo y, sobretodo, con una mirada que algo esconde. Algo más que un pasado... un futuro, el deseo de un futuro. Quiere cambiar, tiene la sospecha del cómo pero todavía no encuentra el camino. Está ahí, al comienzo de algo que se viene y no podrá detenerse. Algo que por ahí, y de momento nomás, el miedo y la curiosidad tienen paralizado. Ella espera, mientras no para de crecer.
[Hagamos de cuenta que] por otra parte de la vida anda un hombre. No muy alto, todavía sin panza. Haciendo grandes movimientos pero sin una conducción continua. Una especie de científico de las ciencias sociales. Mezcla y colorea pero sin buscar algo resonante. Al contrario, queriendo volver a la simplicidad que, él supone, enseña la sabiduría. Ahí está, sabiendo que el intento da mucho más que algún trofeo. Ante cada tarea individual llega hasta donde puede, pero en conjunto acumula bastante. Mirando hacia adentro y hacia los horizontes, sigue sus cursos mientras sospecha que genera huellas compartidas.
Y además de ellos dos [hagamos de cuenta que] la cantidad de sucesos que les ocurren a los demás es gigante, tal vez hasta imposible de imaginar... por lo menos en un día.
Así que volvemos a nuestros individuos del principio y los contemplamos con total atención. Y entonces se nos viene la idea a la mente.

Como esas cosas en que piensa uno cuando se escapa a pensar cosas

Jamás estuve de acuerdo con los casamientos con festichola y esas cosas. O sea, siempre me gustó pensarlo como algo poblado de exclusividad. Hombre, mujer, el mar. O un lago, una montaña... un testigo de esa naturaleza.
Sí a las fiestas pero no a esa.
Pero aún así, una vez, hablando sobre la posibilidad de que ocurra, cedí a ese tipo de posible festejo. Pero fue una forma de ceder, cómo cuando permitimos que pasen ciertas cosas por hacer feliz a la otra persona, convenciéndome de que no era tan grave después de todo, una cuestión social.
Pero hoy ya volví a pensar como al principio. Y me parece muy importante insistir en algo así.