lunes, marzo 20, 2006

Hacia arriba

Jueves 16, despertar dentro de Humahuaca

7:30 de la mañana. Nos vamos hacia Iruya (Salta arriba). A pesar de dormir poco me desperté antes de que suene el despertador. Miro por la ventana y veo, luego vuelvo a mirar al silencioso reloj. Misteriosa, y tan exacta, la puntualidad del llamado de la montaña responde a la extranjera curiosidad. Los ojos no saben si están abiertos todavía.

Etiquetas: