lunes, marzo 20, 2006

El regreso

Los post que le siguen a este (mirando hacia el norte), tienen una aparición propósitamente desordenada capaz. Y cuentan sobre un viaje que hice la semana pasada. Hoy ya estoy en Rosario otra vez y por lo que aquí dicen el lapso de una semana tiene gusto a poco. Sin grandes pretensiones afirmo que no hay nada más lejos que esa sospecha.
Hace un tiempo, escribí dentro de esta página, que el mapa que necesito es el del sitio que abandono y no el del lugar que voy a visitar. Ya no sé nada sobre mapas. Cada lugar puede ser (y es) otro, todo depende del caminante.
Dentro de la montaña unos ojos me miran en alguna parte, yo no los veo, pero sé que andan por ahí. ¿Cómo lo sé? Resulta difícil explicar algo tan sencillo.

Etiquetas: