lunes, marzo 20, 2006

Actitud ¡remén!

Luego de la noche disco de Santiago del Estero (parada imprevista, como casi todo el viaje), los ojos pedían paz e intentaban cerrarse. Teníamos que seguir manejando y estábamos los dos hechos mierda, aún a pesar de haber gambeteado los alcoholes que allí se afrecían. Aquel pub se había metido en la mochila del sueño para no alejarse.
Y ante semejante (y peligroso) cansancio, acudimos a la siempre eficaz actitud para largos viajes. Esto fue, literalmente, repetir "¡Remen! ¡Remen!" desde las 5 am por media hora más, hasta encontrar la estación de servicio donde parar y dormir unas horas. Si alguna vez les pasa, recuerden: cuando la energía se agota, apliquen unos cantos remens nomás.

Etiquetas: