sábado, febrero 25, 2006

Campaña


Sabina vino para quedarse

(sólo hay que pedirle que se quede)

martes, febrero 21, 2006

Antiguas botellas tiradas al mar

Hace mucho tiempo atrás, así danzaba mi pluma sobre el papel

El viejo de largas barbas está sentado en la cima de la montaña y su mirada se dirige hacia el este. Una roca sostiene su cuerpo y sus manos recorren débilmente la escarcha. -¿Y si la muerte es un lugar tan magnífico que por eso nadie regresa?- Esa pregunta navega una y otra vez por sus pensamientos.

()

Las cosas que hiciste vuelven a vos (por melancolía).

()

El papel en blanco ha sido herido y comienza a sangrar tinta. Le duele, las palabras lo apuñalan.
Me gustaría demostrarle que quiero ayudarlo pero para eso necesito tu presencia. De lo contrario, como sucede ahora, me convierto en su asesino y no tengo piedad.

()

Prefería llamarse Sulbian Kenobi antes que cualquier otro nombre. Sabía de zumbidos nocturnos y deseos de magia. Varias veces intentó mover objetos mediante telequinesis y siempre fracasó.
Suliban Kenobi había viajado hacia Los Andes buscando preguntas. Las rocas se erguían implacables y el viento le negaba el paso. Así descubrió el arte de las metas y la infinita paciencia.
Llegó a la cima mediante interminables paradas donde descansaba para recobrar fuerzas. Aquella experiencia todavía lograba tentarlo.

()

Comparten la cama. Ella lleva varios minutos dormida, el trae toda una vida soñándola.

domingo, febrero 19, 2006

Der satanarchäolügenialkohöllische Wunschpunsch

Sucedió hace un tiempo. La cultura dijo: Willie Wonka es lo más!! Así que yo, entusiasmado, me fui a ver Charly y la fábrica de chocolates. Pero... mmm... El film no me resultó gran cosa.
Me reí, pero un rato nomás. A la tercer (o segunda capaz) canción de los Oompa-Loompas se había acabado la sorpresa y todo se reducía a un chiste demasiado largo y finalmente medio sonzo. Y yo, que sigo siendo niño, creo que los films para pequeños no deben perder su grado de inteligencia.
El asunto me preocupaba, más que nada por todo la recomendación dando vueltas. Pero bueno, criticar por criticar, no me resultaba productivo, por lo menos no hasta el momento en que encontrará algo mejor para ofrecer para el pequeño público... Ese momento llegó.
Se trata del libro El ponche de los deseos (el título original es el título de este post). Fue escrito por Michael Ende, autor alemán que ha alimentado este blog más de una vez.
¿Y de que trata el libro? Claro, de salvar el mundo!!. ¿Sobre que otra cosa podía tratarse?
La vida como la conocemos esta siendo amenazada por las tinieblas durante la medianoche de año nuevo. Sólo un gato bastante gordo y su amigo, un cuervo con pocas plumas y mucho reumatismo, saben del peligro que se aproxima, y pondrán su coraje y sus miedos para intentar protegernos.
Más adelante, sospecho que algo voy a transcribir de esta magnífica obra que tiene lectura recomendada a partir de los 12 años. Ahora los saludo bajito desde mi escondite dentro del temible laboratorio del Mago Sarcasmo y su espeluznante tía, Tirania Vampir.

sábado, febrero 18, 2006

Tanka capaz

Inverosímil
calcular vocales y verdades
Hay lugares
donde la sexta vocal
fluye cantando


A pedido del Mestre Fede Sam, la caravana del Tanka sigue su curso. Mis invitados son:

Angelina Jolie, Luzbelita and Tomoyo

Si se copan con la causa deben comenzar por "Hay lugares". Las reglas del juego andan por aquí.
Se aceptan comentarios sólo en japones.
Sayonara.

jueves, febrero 16, 2006

Repetía con insistencia la partitura adecuada

Escogió al pianista. Sólo para que le tocara en los brazos y en el vientre las piezas que soñó escuchar un día. Tenía las manos perfectas y el ritmo preciso y repetía con insistencia la partitura adecuada. Ella ponía las teclas blancas, y las negras, y él jugaba a hundirlas en su piel.
-
Empujaba con mimo sus dedos hasta hacerla sonar.
-
Viajaron juntos por todo el mundo. Sólo para poner algo de música en sus calles, para darle luz a tanto laberinto oscuro y frío. Ella se tumbaba en el suelo. Él a su lado, a la altura de su cadera. Se miraban y él le extraía una canción. La gente se agolpaba a escucharlos por si la melodía podía clavárseles a ellos también. Pero no. Es de dos esto de hacer música. A los que están al otro lado sólo se les permite buscar pianista/piano para hacerles competencia.
-
-
-
Las palabras provienen de este blog. Historias como leyendas que embrigan los ojos.

domingo, febrero 12, 2006

Momento de Alta Fidelidad

Un bar. El está esperándola. Ella se sienta.

-Laura: Hola. Almuerzo con alcohol en día de clases. Qué linda sorpresa.
-Rob:...
-L: ¿Estás nervioso por lo de mañana?
-R: No, la verdad, no.
-L: Rob... ¿vas a hablar o me pongo a leer?
-R: Voy a hablar contigo.
-L: ¿De que quieres hablar conmigo?
-R: De si sí o no... quieres casarte conmigo.
Ella se rie con ganas
-R: Es enserio.
-L: Ya lo sé.
-R: Pues mil malditas gracias.
-L: Perdona. Hace días le estabas haciendo cintas a la chica del Reader... Así que perdoname si no me pareces el candidato más estable.
-R: ¿Te casarías conmigo si lo fuera?
-L: ¿A qué se debe esto?
-R: No sé... Ya estoy harto de pensar en eso todo el tiempo.
-L: ¿En qué?
-R: Estas cosas. El amor y sentar cabeza y el matrimonio ¿Entiendes? Quiero pensar en otra cosa.
-L (irónica): Cambié de opinión. Es la cosa más romántica que he oído. Acepto.
-R: Nada más cállate, por favor. Te estoy explicando. La otra chica o la otra mujer, lo mismo da. Estaba pensado que son sólo fantasías. Siempre parecen maravillosas porque no hay ningún problema. O sólo problemas lindos, como comprarse el mismo regalo de navidad. O ella quiere ver la misma película que yo ya ví. Luego llego a casa y tú y yo tenemos problemas de verdad, y no quieres ver una película y yo si. No hay lencería sexy...
-L: Yo si tengo lencería sexy.
-R: Si, muy sexy. Pero también tienes la misma ropa interior que has lavado mil veces... Y ellas también la tienen. No la veo, porque no está en la fantasía. Porque no existe en realidad. Nunca hay sorpresas. Y nunca realment...
-L: ¿Te satisface?
-R: Te satisface. Así es y estoy cansado de eso. La verdad que estoy cansado de todo lo demás, pero aparentemente, nunca me canso de tí.
-L: Creo que sé de lo que hablas. ¿Pero de veraz esperabas que aceptara?
Rob: No sé. No pensé mucho en eso. Pensé que preguntar era lo importante.
Laura: Bueno... ya preguntaste. Gracias.

-
-
Alta Fidelidad. La película y tal vez el libro también.

Un Dolina por ahí

"...Consolidada como ciudad turística, Río Ceballos lanzó su verano 2005/06 con un recital de Vicentico, antesala de muchas más presentaciones de reconocidos artistas y diversos espectáculos gratuitos que se sucederán en la ciudad cordobesa a lo largo de la temporada...()
-
()...Fabiana Cantilo actuará el 28 de enero y Turf, el 9 febrero. Del 23 al 25 del segundo mes del año, tendrá lugar el Campeonato Nacional de Bolitas y Baleros, incluidos con la apertura de los "Amigos del Alma" (Baglietto, Vitale, Marilina Ross, H. Fontova)".
-
Ta' bueno ¿no?
Les paso el link para +info y luego anotarse.

sábado, febrero 11, 2006

Cambios

La revolución sigue vigente y pasa muy cerca.
Aquel subtítulo de "Yo quiero un mundo: Otro." ya pasó a dejar de ser.
El viejo "Yo" aprende a compartir y ahora nos habla en plural. Todo eso ocurre al ritmo del ponele.
Y luego... aquello que era un deseo, ahora encuentra un camino para concretarse. El camino de la aventura caramba.
El blog aprende a caminar (y sigue las huellas de Indiana Jones).

Ah, si. Este ponele es plural, a mi también me habla.

Cosas que pasan

Las pequeñas sirenas juegan a ser modelos. Y aquellos diminutos marineros le agregan destellos futbolísticos a las montañitas de arena que habitan en la playa.
El futuro dice presente
y yo ando de testigo nomás.

( )

Escribo, escribo, escribo.
Ah, antes vivo un rato.
La vida, la mía por lo menos, así se arma.
Ese es su ciclo, capaz.

posdata

Tendría que ser japonés yo. Aguanten los haikus a la criolla.

Oficios de la isla

Sé de una chica que protege vidas con su mirar. Lo hace bien y hasta le pagan por eso.
Su nombre es Magalí y acepta mates mientras busca peligros donde involucrarse.
Me pregunto si entre sus pensamientos del trabajo, no se le cruzan otros tantos de vez en cuando. Ver gente constantemente sospecho que también es verse a uno mismo; los que es, los que fue. Unos chicos pequeños que juegan con castillos y agua, por ejemplo.
Epa! Tengo que dejar de escribir!, suena su silbato y parece que me esta retando.

Por encima de las nubes

Estoy en la isla. Si apoyo mi espalda sobre la arena, de forma casi imperceptible sucede: las nubes y yo comenzamos a mirarnos.
La niebla que acompaña a las palabras podría pensarse, pero no. Este cielo de hoy permite, que si las ganas existen, las estrellas comiencen a dejar de ser tan lejanas.
El amigo Sr. Popular anda por el agua, por donde andan las chicas en bikini. Cada vez me llevo mejor con mis amigos.
¿Será este disfrutar la madurez? Algunas veces escribí sobre "pasiones y paciencia" y sobre "la vuelta a la simplicidad". Y aunque cuesta (todavía mucho) un poco cada vez se hace más fácil.
Muevo nubes con mi birome, eso es lo que hago.

Conversaciones con Daniela I

caminando a la luz de la luna (y con su celular apagado)
-
yo: Che, hace mucho que no escribo el blog.
ella: Si, me fije. Estas muy vago.
yo: En realidad es al revés, estoy muy ocupado y no encuentro tiempo para escribir.
ella: ¿Entonces querés escribir? ¿Ya sabes de qué?
yo: Si, ya tengo algo, pero lo quiero pulir un poco.
ella: Contame sobre que querés escribir.
yo: Eeee... no seeee...
ella: ... (mirada punzante y sonrisa naciente)
yo: Bue, se llama La Felicidad capaz.
Dice que yo no quiero un final feliz (y entreparéntesis, que si, que no quiero).
ella: ¿Vas a utilizar mis paréntesis?,
yo: ... Entonces que yo no quiero un final feliz. Que quiero encontrar la felicidad en el medio. Y que después de eso quiero un rato para recordar.
ella: Esta bueno. Yo quiero lo mismo.
Yo: ¿Enserio?!!
ella: Si... pero también quiero un final feliz, a veces.
Y además, si en el final te ponés a recordar esa felicidad... también vas a ser feliz.
yo: Si... pero... yo digo...
Ponele que me pongo a recordar sólo en un bar y al grito de cantinero otro tequila!.
ella: Ah... pero también esta bueno eso.

sábado, febrero 04, 2006

La realidad

Cuando iba a la escuela primaria mi maestra contó que, antes de Cristóbal Colón y su huevo, la medida y los límites del mundo era un asunto de gran interés y cuestión de muchas y muy diversas interpretaciones. La humanidad, como siempre, buscaba pistas sobre sus orígenes y encontraba las respuestas que más le convenían.
Pero entre tanto chamuyo algo pasó. Y así sucedió, que durante mucho tiempo (gracias a los argumentos científicos de la época), hubo una civilización que creyó que el mundo no era una esfera sino que sólo llegaba hasta la mitad y luego... era sostenido por una tortuga gigante.
Todavía puedo ver la lámina que me mostraron en aquella clase. Una tortuga de aspecto feroz que inclinaba la cabeza y se comía a los marineros que embriagados por la ambición y la marea, cruzaban la línea divisoria del fin del mundo y caían.
La realidad de aquellos tiempos. Una tortuga gigante.
Hoy nos cuentan sobre otras respuestas. Y es todo cierto, todo científicamente comprobado, todo tan accesible mediante la TV, la Internet, los atlas... nosotros creemos y repartimos la información que nos cuentan. Nosotros somos quienes hacemos la realidad.
Pero aquella tortuga ya no va a escaparse de la Historia. Así que invito a los que quieran creer que crean en lo que se les antoje. Después de todo, la realidad es solamente una cuestión de consenso.