domingo, octubre 30, 2005

Quéjense con el fabricante

Se me ocurre una cosa.
Asesinar el ilegal. Pero si tomas la foto de alguien cometiendo un asesinato la ponen en la portada de "Newsweek". Quizá hasta ganes un Pulitzer. Y sin embargo... el sexo... es legal. Todos tienen relaciones o desean tenerlas. No obstante, si fotografías a dos personas haciendo el amor o el cuerpo desnudo de una mujer te meten en la cárcel.
Tengo un mensaje para toda la gente de buen moral cristiana que se queja de que los pechos y las vaginas son obscenos. No se quejen conmigo. Quéjense con el fabricante. Jesús nos dijo que no juzguemos, pero me van a juzgar... Así que usen la cabeza. Juzguen con los ojos abiertos. ¿Qué consideran obsceno?
¿Esto es obsceno para ustedes? (muestra la foto del culo de una mina) O quizá esto sea obsceno (foto de una mina lamiendo un teta) Quizá esto les parezca obsceno ¿Pero que es más obsceno? ¿Esto? (foto de una dama masturbándose) ¿O esto? (foto un tipo muerto a balazos envuelto en su propio charco de sangre) ¿Esto? (foto de mina desnuda) ¿O esto? (foto de un hombre víctima de torturas).
A los políticos y a los demagogos les gusta decir que el material sexualmente explícito corrompe a la juventud. Pero ellos mienten, engañan e inician guerras abominables. Mírenlos. Se llaman así mismos hombres ¡Son un rebaño de ovejas!
Yo creo que la verdadera obscenidad proviene de criar a los jóvenes creyendo que el sexo es malo y feo y sucio. Y sin embargo es heroico, ir a derramar sangre y tripas de la manera más espantosa en nombre de la humanidad.
El sexo tiene tantos tabúes que no es raro que tengamos problemas. No es raro que alberguemos enojo y seamos violentos y genocidas. Pero háganse esta pregunta: ¿Qué es más obsceno... el sexo.. o la guerra?

Visto y oído en el film The People vs. Larry Flynt

domingo, octubre 23, 2005

Diario de una pasión

A la noche, las calles de los lunes se pueblan de cine. Largas caminatas donde Mayra, Leandro, Diego y quien escribe, cuentan y comparten lo que va dejando por sus vidas las magia del celuloide.
Diario de una pasión, fue descubierta gracias a esas charlas. Es mucho más que una buena película. Aquí va un pequeño fragmento, de una parte que no merece ser olvidada (por lo menos no en estas páginas).

ella.- Ahora te odio cabrón.

él.- Pues, yo te odio a ti. Si te vas te odio.

ella.- Tú no...

él.- Te odio si te vas.

ella.- ¿Te has fijado en lo que ha pasado?

él.- Parece que no. Malinterpreté todas las señales.

ella.- Me parece que si (se aleja).

él.- (la sigue) Estás aburrida. Estás aburrida y lo sabes. No estarías aquí si no te faltara algo.

ella.- Hijo de puta arrogante.

él.- ¿Te quedarías conmigo?

ella.- (vuelve hacia él) ¿Quedarme contigo? ¿Para qué? Míranos, ya estamos peleando.

él.- Pues, eso es lo que hacemos. Peleamos. Tú me dices cuando soy un hijo de puta arrogante y yo te digo cuando eres una pesada insoportable. Lo cual eres el 99% del tiempo. No me importa insultarte. Me lo devuelves al instante, y regresas a hacer la misma cagada.

ella.- Entonces, ¿qué?

él.- Así que no será fácil, será difícil. Y tendremos que echarle ganas cada día, pero quiero hacerlo, porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo cada día... ¿Harás algo por mi? ¿Por favor? Imagina tu vida. 30 años de hoy, 40 años de hoy. ¿Cómo se ve? Si es ese tipo, pues vete. Vete. Te perdí una vez, creo que lo podría hacer de nuevo si supiera que es lo qué realmente quieres. Pero no tomes el camino más fácil.

ella.- (llorando) ¿Cuál? No hay manera fácil, no importa lo que haga, alguien se lastima.

él.- Deja de pensar en lo que quiere el mundo. Deja de pensar en lo que quiero yo, en lo que quiere él o lo que quieren tus padres. ¿Qué quieres tú?

ella.- No es tan sencillo...

él.- ¿Que quieres tú? ¿Qué quieres?

ella.- No es tan...

él.- Carajo, ¿qué quieres?

lunes, octubre 10, 2005

Nunca des todo el corazón

Nunca des todo el corazón puel el amor
apenas merecerá ser tema de pensamiento
para las mujeres apasionadas si parece seguro;
ellas sueñan
que de beso a beso se va marchitando;
pues todo lo bello es sólo
un breve, soñador, amable deleite.
Oh, nunca des el corazón completamente
pues ellas, aunque otras cosas digan tersos labios,
han entegado su corazón al juego.
¿Quién podría jugar bien
si sordo y mudo y ciego de amor?
Quien esto escribe conoce bien todo el costo,
pues dio su corazón y lo perdió.


William Butler Yeats
(y otros muchos más)

viernes, octubre 07, 2005

Antes del atardecer

él.- Creo que el libro que escribí como que construía algo para que yo no olvidará los detalles del tiempo que pasamos juntos. Como un recordatorio de que sí nos conocimos una vez. Sabes, que esto era real, que sí sucedió.

ella.- Me alegra que digas eso, porque siempre me siento rara porque nunca puedo seguir adelante así: la gente sólo tiene un romance, o incluso relaciones completas... rompen y lo olvida. Siguen adelante como si hubieran cambiado la marca del cereal.
Yo siento que nunca pude olvidar a alguien con quien he estado porque cada persona tiene sus propias características. Uno no puede reemplazar a nadie.
Lo que se perdió se perdió. Cuando una relación termina, me hiere mucho. Nunca me recupero del todo. Por eso soy muy cuidadosa de no involucrarme porque me duele mucho. Incluso acostarme con alguien, en realidad no hago eso porque extrañaré las cosas más mundanas de esa persona. Me obsesionan las cosas pequeñas.
Tal vez estoy loca. Cuando era niña mi mamá me dijo que siempre llegaba tarde a la escuela. Un día ella me siguió para saber por qué. Yo estaba viendo las castañas caer de los árboles y rodar en la acera o las hormigas cruzando el camino, la sombra de una hoja en el tronco de un árbol. Cosas pequeñas.
Creo que lo mismo me pasa con la gente. Veo en ellos detalles, muy propios de cada uno, que me conmueven y que extraño y que siempre extrañaré. Nadie se puede reemplazar, porque todos están hechos de detalles hermosos y específicos.
Como, recuerdo que tu barba tiene un poco rojo, y cómo el sol la hacía brillar, esa mañana antes de que te fueras. Recuerdo eso y lo extrañé. Realmente loca ¿verdad?

él.- Ahora lo sé. ¿Sabes por qué escribí ese estúpido libro?

ella.- ¿Por qué?

él.- Para que tu fueras a una librería en Paris y yo pudiera ir y preguntarte: ¿donde diablos estabas?

ella.- No... ¿Pensaste que yo estaría aquí hoy?

él.- Hablo enserio. Creo que lo escribí de cierta forma para tratar de encontrarte.

ella.- Bien, eso... sé que no es cierto... pero es lindo.

él.- Yo creo que es cierto.

sábado, octubre 01, 2005

Buenos tiempos el presente

Buenos tiempos el presente. Mucho para documentar en estas páginas. Pronto llegaran las palabras que narren, a su modo, lo sucedido (lo sé, eso ya lo dije antes).
Ahora el trueno rojo pide pista hacia Santa Fe. Un recital, un ritual. Vuelven Los Piojos, ¿estas sintiendo?
Nos vemos pronto entonces, de eso se trata.
No se olviden de la noche y mucho menos del Sol. Hay vida en todas partes.
A falta de posdata, más palabras del maestro Ciruelo:

"Lo que busco es más intangible hoy.
El encanto de los insectos invisibles que nacen durante la puesta de sol, por ejemplo.
Y algo que lleve mi alma a un lugar indefinido del que pueda recordar al menos el color, al volver".