domingo, julio 31, 2005

Había una vez...

...una banda de rock.

"Saco azul"

Qué trabajo me va a costar dejarte marchar. Te vas a ir lleno de mi y vas a volver sin conocerme. Qué trabajo me va a costar dejar sobre tu pecho posibles realidades de imposibles minutos.A la tarde, en la montaña, un perseo va a limar tus cadenas.
¡Y te vas a ir corriendo por los montes, hiriéndote los pies!

Invierno de saco azul, nadie te va recordar
pero dentro de mi siempre te vas a quedar
siempre conmigo vas a estar.
Mano gigante Dios, tu mano enseñaba vivir
quiero tu saco azul y volver a ser como fuí
volver a casa y verte allí.

No van a poder seducirte ni mi carne ni mi llanto. Ni los ríos donde dormís tu siesta de oro, tampoco. Desde oriente a occidente voy a llevar tu luz gigante. Redonda. ¡Tu luz enorme que convierte mi alma en canción aguda!
¡Desde oriente a occidente! ¡Qué trabajo me va a costar dejarte ir con los pájaros!
¡Voy a levantar tus brazos y se los voy a regalar al viento!
¡Voy a levantar -así- tus brazos y se los voy a regalar al viento!

No voy a llorarte más, voy a seguirte hasta el sol
ni voy a soñar con vos, voy a usar tu corazón de león
yo voy a usar tu corazón.
No queda nada aquí, ya no hay nada que cuidar

sólo es tu pecho Dios, que empuja como las olas del mar
siempre conmigo vas a estar.
El mundo va a caer, va a desaparecer

(tengo tu saco azul)

Me piden que no te llore más. Que no te llame más. Que te deje ir. Que si te llamo venís y que vos estar por dejar de ser.
Pero yo sé que no es por vos que no te debo llamar. Habrá que olvidar -y bueno- y pasará. Y todo también pasará. Pobre. Tan sólo te voy a dejar sin saber nada. Ni el olor de donde estas. Sin siquiera reconocer el olor de donde estas.
Mi corazón... ¡late! Sin tu mano enorme en mi cara. ¡Tu mano frente a mi cara! !Gigante, enorme!
¡Sola, no puedo más! ¡Acá -mirá- tocá acá! ¡Tu mano enorme y gigante en mi cara! ¡Ahhhhhh!

Canción de saco azul, nadie te va recordar
pero dentro de mi siempre te vas a quedar
siempre conmigo vas a estar.
Sólo es tu pecho Dios, que empuja como las olas del mar
siempre conmigo vas a estar.
El mundo va a caer, va a desaparecer (tengo tu saco azul)


Los Fabulosos Cadillacs & Valeria Bertucelli

sábado, julio 30, 2005

Adam Sandler

Cabeza de huevo lo hizo again. ¡Que buena película es Spanglish!
Se suma a la lista de Embriagado de amor y Como si fuera la primera vez. Un capo el tipo.
Y además... bueno... las protagonistas de cada una: Paz Vega, Emily Watson y -la más linda- Drew Barrymore.
¿Hace falta hacer una crítica? Simplemente háganse el favor de ir a verlas.

jueves, julio 28, 2005

Horas de felicidad

Horas de café. Horas sin dormir. Horas sin ver el sol. A veces delirando por el cansancio y llevando el estado de ánimo de aquí para allá. Pero hoy se que valió (que vale) la pena.
Un laburo de 9 horas de lunes a viernes. Muchas veces: de casa al trabajo, del trabajo a la facultad (o escuela de Periodismo), y de la facultad a casa; a la noche, cuando el día ya pasó.
Hoy va mi brindis por todos aquellos que tienen la responsabilidad de trabajar -de trabajar enserio- y sin embargo siguen apostando al estudio, al sacrificio de estudiar, y leer a altas horas de la noche, y ponerle aguante al deseo de conocimiento.
Hoy va mi brindis, alzo mi copa, puro sentimiento y reconocimiento. Un estudiante que labura no es mejor ni peor persona que nadie; pero hoy quiero brindar por el esfuerzo de pensar las cosas a largo plazo, de saber que el conformismo no es el camino.
Hoy va mi brindis y las palabras ya llevan horas empapadas de ceverza y de amistad. Con el amigo Naza ( o Sr. Popular) ¡¡¡¡aprobamos un final de economía!!!
Son horas de brindis y felicidad.
PD Cochi cacon, hay que seguir. Ahí vamos.

sábado, julio 23, 2005

El silencio del cosmos nos escucha

Cuando el guerrero llega al borde del abismo de la muerte, salta en él en posición de combate. El bailarín se arroja en un paso de baile. El místico, en postura mediativa. El tonto tropieza y cae. Es curioso lo que hace el elegante: antes de caer, se da vuelta y saluda.
()
Este es un mundo habitado por pasajeros de distintas pesadillas, por mestizos cruzados entre dioses y monos, por los autómatas fabricados en las distintas industrias de la cultura, frankensteins y marysteins construidos con palabras muertas, locos peligrosos armados de sabiduría, insensatas existencias que entregan el brillo de su ser a cambio de una propina mensual.
Un mundo donde, además, hay duendes y brujas y pirátas; un mundo que ya no puede huir a esa edad de oro que jamás se atrevió a vivir.
En tal mundo, la elegancia es el camino que hace el beso antes de llegar a tu boca. Ese conmovedor vuelo que hacen dos almas que jamás podrán encontrarse porque al intentarlo se han despedido para siempre. La elegancia también necesita de esa navaja afilada que sos vos, dispuesto a cortar la cartulina congelada de esa mirada muerta que te persigue.
Pero siempre se escucha. Es una melodía. No es el viento sobre los árboles. El árbol es el violín y el viento su ejecutor. No son pasos subiendo la escalera. Es un tambor. No son palabras, es el canto de una flauta.
Es una gran banda tocando a toda hora, en todo lugar. Y sólo el silencio del cosmos nos escucha.

Autor: Enrique Symns. Libro: Invitación al abismo.

jueves, julio 21, 2005

El destino esta que arde

Un fragmento y un escrito

(pequeño fragmento desde "Amor y anarquía")

"¿Qué transforma las vidas? ¿Qué hace que de pronto todo cambie? Minucias, supongamos: un viejo barbudo que dice que vayan a tal parte porque acaba de recordar que justo allí, la mirada de un chico que hace temblar las piernas de una chica, la espera de una palabra que no llega si otro la reemplaza, la lluvia que te cambia los planes poco antes y entonces sin ella nunca te habrías cruzado con aquel, un libro que destella con sus tapas rojas, el coche que dobla donde no debiera, el terror de que nada está trazado: la sucesión de los azares, las tentativas laboriosas de darles un sentido, la tontería, la cobardía de precisar que tengan un sentido. Las decisiones que se toman, después de los azares. Más azares."


Todo bien con esto de pensar a largo plazo, todo bien con esto de planificar vidas y proyectos. Pero no lo neguemos, hay un alto -muy alto- valor en juego: son las circunstancias. El destino como circunstancias. El tiempo que nos toca nos hace únicos. Y vos también podes nacer en ranchitos villa o en cunas de oro. Te toca, no lo elegis. Podes tener la suerte de planificarlo pero tal vez, no la suerte de lograrlo.¿Qué hacer mientras tanto? Que se yo: Insistir. Seguir viviendo, seguir haciendo camino, seguir con la misma necesidad de disfrutar el tiempo que fue dado. Tal vez alguien va a mirarte. O no. Azares circunstancias esfuerzo. Cóctel compartido.

Okupas

-¿Y acá quién hace la comida?
-Alguno. Alguno va y la hace.
-¿Pero se fijan turnos, se organizan?
-No, de ninguna manera. Si hubiera turnos tendría que haber algún tipo de autoridad que los hiciera respetar.
-¿Y cómo están seguros de que alguien va a cocinar?
-No estamos. Pero casi siempre sucede. ¿No ves muy desnutridos?
No lo estaban. Cada noche, en el patio enorme del Asilo, todos los presente -ocupantes, amigos, invitados- cenaban juntos lo que algunos habían preparado: son las cenas comunes, la base de la sociabilidad okupa y son, se jactan ellos, un invento italiano.Alrededor, en la patio, en el viejo edificio, todo tipo de restos: pedazos de autos y de motos, más carritos de supermercado, más muebles en retazos, televisores descompuestos, pilas de libros, máquinas sin nombre. El Asilo está lleno de restos y quizás signifiquen: allí se recupera todo lo que la sociedad de consumo no consume, o ya consumió: capitalismo desechado, para hacer otra cosa. Los okupas tratan de armar con los restos del capital otros engendros. Para empezar, construirse una vida fuera de las normas y las leyes.
-Tengo que ir hasta el centro. ¿Puedo agarrar una bicicleta?
-¿Hay?
-Sí, hay un par.
-Entonces no preguntes, dale.
No es fácil acostumbrarse a que nadie te mira, nadie te controla, nadie piensa en juzgar los que hacés. Al principio trataba todo el tiempo de dar explicaciones: al fin y al cabo eran mis anfitriones, los dueños de casa. "Dueños de casa" es una expresión demasiado cargada; de a poco fui entendiendo. Muchas tardes trataba de pensar en todo eso: mis ideas no siempre eran muy claras. Algunos de ellos trabajaban en hospitales, escuelas, restorantes, obras en construcción; algunos no trabajaban, otros trabajaban en trabajos menos públicos. Pero su trabajo más activo es armarse sus vidas, no dejarse ganar por el sistema, instalarse en un mundo que ellos mismos controlan -en los límites de lo tolerado por el otro. Y lo hacen ahora, no mañana. La idea del aquí y ahora es como una versión en positivo del no-future punk: no es que no haya futuro, es que no hay que esperarlo.
-Y en qué consiste su militancia, sus actividades?
-Según, algunos hacen un volante, organizan alguna actividad, otros no, según cada uno quiera. Lo principal es mantenernos vivos mantener vivo todo esto.
Quizás nada de lo que hacen sea muy extraordinario y, al mismo tiempo, todo lo que hacen es extraordinario -en sentido estricto: están inventándose un camino nuevo, lejos de los infinitos caminos ya trazados. Y eso es mucho, sea cual sea el resultado que esté dando.
Del libro: Amor y anarquía - La vida urgente de Soledad Rosas (1974-1988). Autor: Martín Caparrós.

jueves, julio 14, 2005

Las Madres de la plaza

Ocurrió el último jueves de abril de 1977. Las Madres comenzaban a dar su primera vuelta a la Plaza de Mayo. Los dictadores todopoderosos las observaban desde los ventanales de la Casa de Gobierno.
-¿Quienes son?- Preguntó el general Harguindeguy, a la sazón ministro del interior y dueño de la vida y la muerte de todos los habitantes del país.
-¿Quienes son?- Volvió a preguntar, con esa mueca de asco que lo caracterizaba.
-Unas pocas viejas locas- Le contestó un oficialito de breeches y botas. Definición que fue repetida por un periodista siempre vocero del poder. "Esas viejas locas".
Ahí nacían las Madres de la Plaza de Mayo.
Hartas de soportar vejaciones humillantes, hartas del sadismo al que eran sometidas en el intento de averiguar el destino de sus hijos desaparecidos. Hartas de escuchar comentarios cínicos de tanto cagatinta de cuartel, comisaría, juzgado, obispado o ministerio. Deciden marchar hacia la misma puerta del poder, esta plaza. La Plaza de Mayo. La del primer grito de nuestra libertad, que con ellas recobra su razón de ser.
Hoy las conoce el mundo entero, hoy las admira el mundo entero. Hoy las respeta el mundo entero. Sólo con su coraje demostraron a los poderosos verdugos, a los políticos venales, a la sociedad corrupta, y a todos quienes se lavaron las manos ante tanta tragedia. Aquí nace el pañuelo blanco sobre las cabezas de las madres rebeldes. Aquí nace el símbolo de las madres de hijos rebeldes. La dictadura especuló con que haciendo desaparecer a Azucena, a Mary y a Esther, las iban a espantar como palomas. Pero las palomas siempre vuelven.
Las Madres podrán desaparecer físicamente algún día. Podrán morir, si. Pero fueron, son y serán indetenibles. Los generosos las aplauden, las admiran, las acompañan. Los sórdidos mereadores agachan la cabeza, miran el suelo y se espantan.
Son la Madres de la utopía. Son las Madres del sueño más hermoso.
Texto de Osvaldo Bayer. Narrado por Miguel Angel Solá en "20 años, 20 poemas, 20 artístas". Asociación Madres de Plaza de Mayo - Página 12.

La muerte

En la década del 70, en estas tierras latinoamericanas de pampas y selvas, de ríos caudalosos y cordilleras, comenzaron a surgir como hongos, los dictadores uniformados.
Tenían órdenes de reprimir a los jóvenes rebeldes que querían un poco más de dignidad para sus pueblos.
Primero fue Pinochet, que le dió muerte a la vida y a la democracia chilena. Luego lo siguieron Videla, Massera y demás cómplices. Fueron la cara de un poder que aplicó el más cruel de los métodos represivos: la desaparición de personas.
Secuestro y robo de pertenencias, tortura seguida de muerte. Hasta los hijos le robaban al perseguido. Desaparición: la muerte argentina.
20 años, 20 poemas, 20 artístas. Asociación Madres de Plaza de Mayo - Página 12.

martes, julio 12, 2005

Política internacional

El regreso del caballero nocturno. Cómic. Año 1986, Editorial DC. Autor: Frank Miller, con Klaus Jason y Linn Varley.

(fragmento)

Comisionado Gordón.-Usted piensa que estoy senil, Yindel.De seguro has oído que fósiles como yo hablan sobre Pearl Harbor, Yindel. La cosa es que la mayoría miente. Dicen que saltamos contra el Eje en ese mismo momento. Demonios, estábamos asustados, los rumores volaban. Pensábamos que los japoneses invadían California. Ni siquiera teníamos un ejército. Ahí estábamos, asustados en nuestras camas. Cubriendo nuestras caras con sábanas.Pero Roosevelt se escuchó en la radio. Fuerte y seguro, convirtiendo el temor en un espíritu de lucha. De la noche a la mañana tuvimos un ejército. Ganamos la Guerra. Desde entonces han ido y venido presidentes. Cada uno parece más pequeño y más débil. Los mejores sólo son ecos de lo que fue Roosevelt. ¡Dios! hablo demasiado.

Capitana Yindel.-Continúe.

Comisionado Gordón.-Hace tiempo leí una revista sobre las evidencias que tiene mucha gente, indican que Roosevelt sabía sobre el ataque a Pearl Harbor. Y dejó que sucediera. No hay pruebas contundentes. Nunca las hay en cosas así. No puedo dejar de pensar lo horrible que sería... Y cómo fue que Pearl nos hizo despertar en el momento justo para detener el Eje. Muchos inocentes murieron. Ganamos la Guerra. Lo pensé por mucho tiempo hasta que me percaté que no lo podía juzgar. Era muy grande. Él era muy grande...

---

"No hay pruebas suficientes, nunca las hay en cosas así" dice Gordón. Y yo tampoco las tengo. Pero no les creo nada cuando dicen que no sabían que iba a pasar. No les creo nada cuando por la TV pasan videos y amenazas. Es montaje. No les creo ni a unos ni a otros. Ellos son lo mismo. En el gran ajedrez de la política internacional, en el gran ajedrez de la policía mundial, se negocian peones sin el mínimo razgo de culpabilidad. No podrían hacerlo de otra forma. Y no es a largo plazo, no es "el mal menor". No, nada que ver. Esta gente siniestra también se está jugando el tablero y no sólo nuestras vidas. Prefieren romper antes que perder. Y el mundo entero sangra.

Nos quieren vender miedo, la verdad está en el aire, y cuando se caían las apariencias sabremos que estos mostruos son de carne y hueso. Sabremos que operan por intereses económicos, que siguen una lógica al fin, sabremos que harán y cuando. La información es inevitable. Las consecuencias serán muchas, pero después de eso faltará poco para atraparlos.

nota de crédito

Como una canción de Arbol bañada en chocolate.
Pero ella no lo sabe.

sábado, julio 09, 2005

El regreso del caballero nocturno (II)

Cómic. Año 1986, Editorial DC. Autor: Frank Miller, con Klaus Jason y Linn Varley.

(Fragmento. Pensamientos del comisionado Gordon, camino al súpermercado)

-El problema del crimen es que cuando más sabés de él, más nervioso te pones. Yo... no puedo ver esa puerta sin recordar los 72 cadáveres que he encontrado en sitios como ese. Balaceados, acuchillados o golpeados hasta morir por ser estúpidos y no alejarse de un lugar así. Ser estúpido o civilizado, da lo mismo aquí en ciudad Gótica.Paso una vinatería, examino la rigidez metálica de una reja que solía ser un comerciante amigable. ¿A cuantos hombres habrá matado sólo para proteger su negocio? Veo un auto caro, brillando como nuevo, antes era símbolo de riqueza y poder. Ahora sólo es otro blanco de una ciudad de víctimas.

-Un niño corre a mi lado. Saludable, bello, sucio. No quieren saber lo que me hace pensar. Maldigo a Sarah (su esposa). Por sus recetas vegeratianas de hippy y por el germinado de soja que olvidó comprar. Entonces mi puro hace lo usual y toso un puñado de la mugre café. Me sorprende, cuando me mareo y veo bolitas danzar ante mis ojos... Que me convenció a no fumar en mi propia casa. Y fumo una vez más.

-Cuando era joven la muerte nunca me pareció real. Por alguna razón quiero ver a Bruce. No para charlar... Quiero decir, seguro que para charlar y tal vez beber. Aunque parece que dejó el vicio.Escucho una risa afeminada y el frío y aceitado sonido de un arma amartillada tras de mi. Veo la cara de un asesino, es casi un niño.(Da media vuelta, saca su pistola) Pienso en Sarah... el resto es fácil.

El regreso del caballero nocturno (I)

Cómic. Año 1986, Editorial DC. Autor: Frank Miller, con Klaus Jason y Linn Varley.

Pequeña síntesis:

El crimen ganaba las calles y Ciudad Gótica se había rendido como lo hacía el resto del mundo. Los civiles estaban perdidos: por un lado eran víctimas de los criminales que terminaban con sus vidas y, a la vez, eran presa de los medios de comunicación que les aniquilaban sus ideas.
El millonario Bruce Wayne, sin un motivo para vivir y acosado por fantasmas interiores, decidió que luego de un receso de diez años, era un buen momento para volver a ser Batman. Tenía 50 años. Ya no era el mismo. Su cuerpo era más débil, su experiencia lo hacía más sabio.
Por orden del gobierno los superhéroes habían desaparecido de la TV y de la prensa. Ahora, el viejo Batman volvía a hacer ruido. Molía a golpes a los crimales y el poder político no veía con buenos ojos la existencia de una criatura que no podía controlar. Entonces, el presidente de EEUU le ordena a Superman que tranquilizará (matará) al vigilante nocturno de Ciudad Gótica.
Mientras tanto, por decisión de los rusos, la guerra fría llegaba a su punto de congelamiento y el ataque con bomba atómica era inminente.

(Fragmento. Pensamientos de Superman mientras destruye misiles soviéticos en combate aéreo)

-El resto de nosotros aprendimos la resignación. El resto reconoció el peligro de la constante envidia de aquellos que no eran especiales. Diana (la mujer maravilla) regresó con su gente. Hall (linterna verde) fue a las estrellas. Y yo he caminado en el filo de la espada por tanto tiempo... Pero tu Bruce, tú, con tu salvaje obsesión.
-Nos matarán si pueden, Bruce. Cada año son más pequeños. Cada año nos odian más. No debemos recordales que los gigantes caminan entre ellos.
-Te usaron contra nosotros Bruce. A ti, el que jugaba rudo. Cuando empezaron las quejas de los grupos de padres de familia y el subcomité nos llamó a declarar. Tú fuiste el que se rió... con esa risa tuya que asusta. "Claro que somos criminales", dijiste. "siempre hemos sido criminales. "Necesitamos ser criminales".
-Cuando te retiraste queriamos hacer una fiesta. Para entonces el FBI estaba en ello y el control se perdió. ¿Recuerdas por qué te retiraste, Bruce? No... sólo mirate a ti mismo... Lo harías de nuevo, y como un asesino lo esconderías una vez más. Nada te importa más que tu Guerra Santa. Ellos consideraban sus opciones y tu seguías riéndote cuando llegamos a un acuerdo. Les di mi obediencia y mi identidad secreta. Ellos me dieron una licencia y nos dejaron vivir. No, no me gusta pero me dejan salvar vidas... y los medios no dicen nada. Pero ahora la tormenta crece de nuevo... Nos cazarán una vez más. Por tu culpa. Bruce, se acabó.

(Fragmento. Pensamientos de Batman mientras pelea a muerte contra Superman)

-Nos traicionaste Clark. Les diste el poder que debería ser nuestro. Justo como tus padres te lo enseñaron. Mis padres me enseñaron una lección diferente. Tirados en esta calle... retorciéndose del shock. Muriendose sin razón. Me enseñaron que el mundo tiene sentido si lo obligas a hacerlo.
-Ya empezaste a entender Clark. Este es el fin... para ambos. Podríamos haber cambiado el mundo. Ahora ¿qué somos? Yo soy un problema político y tú... eres una burla.

lunes, julio 04, 2005

un poema de amor no salvará el mundo (pero que importa)

por hanz polilla

y no es la nicotina
ni tu anatomía opiácea
ni el modo ambiguo en que caminas
ni ese acomodarte el pelo por encima de la oreja
ni tu “salud... dinero y amor”
(después de mi estornudo)
ni mi voz
(“amor ya tengo”)

y no es ese odio que te tejo a las 7 pe eme
mientras enjuago los pañales
ni el desesperado despertar a media noche
cuando has visto un duende
ni cuando lloras ni cuando ríes
ni tu amor por los gatos
ni la forma como te caes cuando caigo
pero hay algo detrás de todo eso

quizá:esa canción que bailamos juntos
(y sabes que detesto bailar)
o ese insultarnos mutuamente cuando la vida se hace vida ––real y concreta––
y esos tus golpes de niña amargada
y mi huida escandalosa al cuarto donde fuimos tres al comienzo
pero hay algo ahí debajo de las sábanas
(debajo o dentro?)
detrás de las ollas, de las cucharas
detrás de ese cajón donde guardamos juntos nuestra ropa interior
(detrás o dentro?)
pero hay algo ahí
y hay algo ahíy aquí también en este escrito de amor
(si ––burdamente–– podríamos llamar a esto amor)
o este escrito de .........
(pongan aquí lo que más convenga)

porque no hay nada como la muerte cotidiana
para saber que hay algo más allá de los días de las semanas

y lo sabes bien
aunque nunca hayas escrito un libro ni un poema
ni pintado un cuadro de remedios varo
(que tanto te gustan)
ni comprendas algunos versos que leo
––y me mires con tu rostro confundido
y pareces dibujada para hentai
con tus ojos barnizados de una inmensidad más que poética
––pero hay algo ahí

será talvez ese esconder mi cajetilla de cigarrillos
y recordarme que el alquitrán me puede matar
o el detenerme cada vez que me voy a cortar el pelo
––solo en la oscuridad
con una tijera
y los ojos emulando goteros––
quizá esas veces que anti–interpretas al padre que me desearía ver muerto
o cuando guardas silencio mientras leo algún libro no médico
––a pocas horas de un examen––
y me salvas y ahí hay algo
y es desconocido aún
y mejor así
como un unicornio lamiéndose en la mitad de la luna
mejor así.



LINK http://www.blogs.ya.com/ecosdesilencios/200505.htm#66

domingo, julio 03, 2005

Cine: Reencarnación

Piensan. La cámara los mira pensar. Sabemos que viven situaciones tormentosas, sabemos que tienen que tomar decisiones difíciles. La cámara los mira pensar, y no hay voz en off ni imágenes que nos guíen por su pensamiento. Sólo vemos su rostro acomplejado por las circunstancias. Sólo vemos que simulan sonrisas ante el peligro de ser descubiertos. Y entonces, aparecemos nosotros, el público. El director nos ha dejado un vacío que podemos llenar, y somos invitados a ponerle guión a los sentimientos de los personajes.
Así “Reencarnación” se transforma en una película poco frecuente para los tiempos que corren. Comienza con un ritmo que provoca la desaceleración, estimulándonos a sumergirnos en la historia que se cuenta. A su vez, corre el riesgo de que el espectador no acepte el desafío que le produce un cine distinto, porque para ver esta película necesita de su complicidad y compromiso.
Buscando lograr esa interacción, la película plantea una situación que le puede ocurrir a cualquiera. Una mujer viuda está por volver a casarse pero su esposo regresa de la muerte, reencarnado en un niño de diez años, y le pide que no se case.
El hecho sobrenatural se vuelve poderosamente verosímil. Poco y nada sabemos sobre la muerte. Sólo vemos un cuerpo sin vida y nos cuesta creer que ha desaparecido toda aquella energía que antes habitaba en él. La reencarnación en otro cuerpo se transforma, por lo tanto, en una idea posible para la psiquis del hombre, y se vuelve un deseo intenso si el muerto se trata de un ser amado.
Pero la muerte que regresa no pude evitar descomponer el mundo de los que quedan con vida. Y el deseo de unos, se vuelve pesadilla para otros, que intentarán mostrar todo el asunto como un inmenso fraude.
Esta dualidad entre los que quieren creer y los que no, comparte protagonismo con otro planteo de la trama donde además puede reflejarse un nuevo binomio. El amor verdadero, lleno de pasiones y sufrimiento, comparado al otro amor, el que se ganó con esfuerzo, que garantiza una vida tranquila pero ausente de emociones profundas.
Los personajes serán quienes tomen las decisiones en esta compleja encrucijada llena de sentimientos, pero gracias a la dirección de Jonathan Glazer, nosotros espectadores, tendremos el tiempo necesario para ingresar en su mundo y poder sentir en carne propia, el peso de vivir con los muertos que no dejamos morir para siempre.

Introducción al Barrio de las Posdatas

PD que dice que dicen que esto pasó, pero pasó o no pasó preguntan las otras posdatas, qué pasó también pregunta la PD Marginada; y la PD que dice que dicen cuenta que le parece que sí pero que no se acuerda exactamente cuando y todas las posdatas le creen porque saben que “mañana” está lleno de buenos recuerdos... y saben también que esta PD es media despistada.
PD Rebelde que se escapa de las historias y desde muy lejos del barrio de las posdatas, cuenta una historia de posdatas que, por más increíble que parezca, dice que se ubica al principio de una carta que fue escrita cuando el día de hoy, ya era mañana...

SUEÑOS DE PoSDaTaS

La PD se despertó de golpe, mucho antes de la madrugada. No tenía hambre, ni tenía ganas de tomar nada. Sólo porque tenía sed, escribió:
Hay en el fondo de la oficina un hombre grande que piensa y se piensa inmenso, pero... este hombre está en el fondo de la oficina y... no parece tan grande. Parece normal. Parece. Y piensa.
Recordará lugares, gente, respuestas, órdenes, a lo mejor, que lo han hecho inmenso pero... hoy está en el fondo de la oficina pensando y no parece nada grande.
Pensará que le salió mal o él piensa que le está saliendo bien, ya está muy viejo el hombre y eso debe estar triste.
Yo acá escribo y me río de un hombre viejo y también me siento triste. Pero este hombre que está en el fondo es un verdadero forro.
Y le salió mal, lo sabe, y los dos sabemos que cada vez que pueda el tipo sonreirá... me pregunto si será menos grave la muerte si una la espera con una sonrisa, me pregunto sin saber en el barrio si hay una PD que pueda contestarme...
Un hombre forro es vecino de otro hombre que cuenta historias de posdatas. Bajo una oficina y el recuerdo de una muchacha.
El barrio de las posdatas. Una creación de Suliban Kenobi para la humanidad. Año de nacimiento y desaparión: 1999.

Haciendo el amor en el Barrio de las Posdatas

El barrio de las posdatas está en estado de alerta máxima. El sol se apaga y se enciende. Las montañas que están lejos parece que suben y bajan. La gente en la calle transpira. Nadie mira tele, nadie le dice a nadie que se van a encontrar luego, nadie sabe que puede llegar a pasar. Todo el barrio de las posdatas espera. La PD Despistada dice que nadie cuenta, que nadie dice, que nadie sabe; las demás posdatas se enojan por su ignorancia pero no se ofenden (creen que no van a tener tiempo para hacerlo). Todo puede ser en este mismo instante. Respirar es difícil, la humedad gana las calles.
En una habitación que se derrite, una PD, en soledad, escribe:
“Soy nosotros quién susurra ahora
y tu mano roza mis hombros,
estoy empapado de amor y mi sudor sabe a tus besos,
las corazas se evaporan...mi cuerpo se rinde al nuestro”.

El barrio de las posdatas. Una creación de Suliban Kenobi para la humanidad. Año de nacimiento y desaparión: 1999.

Sabelo V

El sol se encarga de parir cobardes y las buenas ideas de la noche casi nunca llegan a concretarse.

Un comienzo

"La prueba de una inteligencia superior es la capacidad de retener dos ideas opuestas en la mente al mismo tiempo, y conservar la capacidad de funcionar. Uno debería, por ejemplo, ser capaz de ver que las cosas son irremediables y, sin embargo, estar decidido a hacer que sean de otro modo"

A mi no se me ocurrió pero no me recuerdo de donde lo saque y, por ende, no puedo citar la fuente. Pero sospecho que quien produce este tipo de pensamientos estará muy feliz de compartilos con la especie.

Lo de la inteligencia superior me parece un termino peligroso pero esto de saber cosas sobre lo imposible y así mismo intentar el cambio, bueno, palabras mayores.